Carlos Arroces, especializada en paellas premium a domicilio, inicia su expansión en franquicia

La enseña Carlos Arroces, con más de 20.000 paellas y arroces vendidos, inicia su expansión bajo el modelo de franquicia. Su objetivo es convertirse en la primera enseña especializada en paellas de calidad por encargo y a domicilio, y pretende acabar el  año con un total de ocho establecimientos.

profesionalhoreca Carlos Arroces

Carlos Arroces elabora paellas de calidad, siguiendo las tradiciones de las comarcas de la Comunidad Valenciana

Carlos Arroces, primera firma especializada en arroces premium por encargo y a domicilio, inicia su expansión en franquicia. Los dos primeros establecimientos abrirán sus puertas en breve en Madrid, hasta llegar a ocho a fin de año.

La compañía comenzó su actividad en 2013 con la apertura de un local en Aravaca en el que elaboraban arroces y paellas siguiendo métodos de elaboración que se le trasmitieron al propietario, Carlos Ripoll, generación tras generación. Tras el éxito de esta primera unidad, la enseña abrió tres más (en Mirasierra, Las Tablas y Boadilla del Monte) hasta conformar una red de cuatro establecimientos Carlos Arroces actualmente operativos en Madrid. Desde entonces Carlos Arroces ha comercializado más de 20.000 paellas y arroces.

La filosofía de la marca se basa en la elaboración siempre con ingredientes estrictamente seleccionados y de máxima calidad para ofrecer un producto premium que conserva la esencia tradicional de la Comunidad Valenciana

El modelo de negocio de Carlos Arroces se basa principalmente en la calidad de sus ingredientes y el respeto a las tradiciones de las comarcas de la Comunidad Valenciana. Carlos Ripoll cuenta con una larga experiencia de más de 25 años elaborando arroces y paellas, y realiza colaboraciones no solo en España sino a nivel internacional en países como Suecia, Inglaterra o Singapur.

La filosofía de la marca se basa en la elaboración siempre con ingredientes estrictamente seleccionados y de máxima calidad para ofrecer un producto premium que conserva la esencia tradicional de la Comunidad Valenciana. Carlos Arroces apuesta por la excelencia en la materia prima, contando con caldos y sofritos realizados bajo su marca propia.

En la carta, cuatro arroces tradicionales (a banda, del senyoret, con alcachofas y sepia, negro, de verduras…) y tres de autor (de pulpo y ajos tiernos, “de la yaya”, “de mi pueblo”) elaborados únicamente en paellas de 50 cm de diámetro para un máximo de 5 raciones.

Lo más innovador de la franquicia es la sencilla operatividad del negocio, que tiene un horario únicamente de fin de semana. Ello permite al franquiciado gestionar un negocio rentable con tan solo dos días de trabajo a la semana y que permite una alta fidelización de clientes

Una franquicia rentable y muy sencilla de operar

La cadena quiere crecer con un formato de expansión mixto, con aperturas tanto propias como franquiciadas. Para estas últimas busca incorporar a la red a empresarios y emprendedores con capacidad de gestión, interesados en poner en marcha y gestionar en primera línea uno o varios negocios de la cadena.

Lo más innovador de esta franquicia es la sencilla operatividad del negocio, que tiene un horario únicamente de fin de semana (sábados y domingos de 13:30 a 15:15 horas) permitiendo al franquiciado gestionar un negocio rentable con tan solo dos días de trabajo a la semana y que permite una alta fidelización de clientes.

El modelo de negocio de Carlos Arroces funciona exclusivamente bajo demanda, ofreciendo arroces premium por encargo (lo cual elimina las mermas), y requiere mínimos gastos derivados de personal y de alquiler del local.

Carlos Ripoll, fundador de Carlos Arroces - ProfesionalHoreca

Procedente de una familia alicantina, Carlos Ripoll, fundador de la cadena, cuenta con más de 25 años de experiencia elaborando arroces

Otras ventajas de esta enseña es que se trata de una franquicia de alimentación especializada, que se basa en un producto de calidad y alta rotación, y dirigida a un amplio target de mercado.

Con estapropuesta, los locales de la compañía alcanzan una facturación media por local que permite recuperar la inversión en 18 meses. Además, la sencillez del negocio facilita la posibilidad de compaginar con otros negocios o abrir más de un local simultáneamente, logrando así unas economías de escala que permiten incrementar los beneficios.

La inversión necesaria para poner en funcionamiento un local Carlos Arroces parte de 90.000 euros para establecimientos con un mínimo de 65 metros cuadrados, ubicados en poblaciones con más de 20.000 habitantes, prioritariamente en zonas residenciales y de fácil acceso con coche, si bien no es necesario que ocupen una vía principal.

En plena expansión

El plan de expansión de Carlos Arroces busca alcanzar los 15 locales en el plazo medio de 12 meses, y “consolidar un modelo de negocio de éxito, tanto para la compañía como para aquellos empresarios que se sumen a este ilusionante proyecto”, explica Carlos Ripoll, fundador y director ejecutivo de esta enseña.

La compañía ofrece a sus franquiciados asesoramiento y respaldo en todas las fases del negocio, aportándoles todo su saber hacer y su experiencia en las áreas de compras, RRHH, en la formación de todo su equipo, en todas las acciones de marketing del local, en el área de operaciones y, en definitiva, en todos aquellos aspectos claves para el correcto desarrollo del negocio.

¿Interesado en recibir información sobre la franquicia Carlos Arroces? Accede aquí o contacta en info@carlosarroces.com

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario