Consejos para evitar el riesgo sanitario de la Legionella

Mucho cuidado con los sistemas de refrigeración y de pulverización y nebulización de agua en los establecimientos comerciales y hosteleros; con su uso generalizado en verano aumenta aumenta el riesgo de proliferación y diseminación de la bacteria Legionella en estas instalaciones.
Cabezal de ducha

La prevención es un factor fundamental para evitar el riesgo sanitario que genera la Legionella

Los sistemas de pulverización/nebulización de agua proliferan en verano en espacios abiertos (terrazas de establecimientos hosteleros, parques, etc.) con el fin de disminuir la temperatura ambiental y mejorar el confort térmico, y en establecimientos de productos frescos (pescaderías, fruterías, etc.) con el objetivo de aportar humedad a los alimentos durante su exposición y almacenamiento.

Estos sistema basan su funcionamiento en la evaporación parcial del agua aerosolizada en contacto directo con el aire. De esta manera se consiguen dos efectos: refrigerar el aire y humidificarlo. Este tipo de equipos están considerados por el RD 865/2003 como “instalaciones de riesgo de proliferación y diseminación de Legionella” y se han relacionado con brotes de esta bacteria, como los declarados en 2012 en un restaurante de Madrid o como en 2006 y 2012 en unos supermercados de Cataluña.

Para evitar posibles brotes de contagio a causa de la Legionella, la firma Rentokil Initial insta a los establecimientos a desinfectar los sistemas de pulverización y nebulización de sus instalaciones antes de ponerlos en marcha, así como la realización posterior de análisis de presencia de Legionella.

La prevención es fundamental en el trato con la Legionella, por lo que  los establecimientos comerciales y hosteleros deben realizar una desinfección, control y revisión constante de los sistemas de refrigeración y de pulverización de agua

La prevención es fundamental en el trato con la Legionella, por lo que  los establecimientos comerciales y hosteleros deben realizar una desinfección, control y revisión constante de los sistemas de refrigeración y de pulverización de agua (atención a las duchas en los establecimientos hoteleros).

La Legionella puede provocar graves infecciones en las personas cuando logra proliferar en ambientes favorables para su desarrollo. Para evitar que se den tales condiciones, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (Anecpla) ha difundido las medidas preventivas de la Legionella elaboradas por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por las que un establecimiento comercial u hostelero que haya instalado estos sistemas deberá:

– Utilizar agua procedente de la red para garantizar su calidad microbiológica.

– Realizar una limpieza y desinfección de todo el sistema, antes de la puesta en marcha y cuando haya estado parado más de un mes o sufrido reparaciones.

– Efectuar un mantenimiento sanitario periódico:

– Revisión y limpieza mensual de los filtros, bombas, conducciones, etc.
– Revisión, limpieza y desinfección mensual de los pulverizadores (boquillas).
– Limpiar diariamente el depósito o bandeja de agua (en caso de existir).

– En caso de contar con equipos portátiles/móviles:

– Mantener una temperatura en el agua inferior a 20º C.
– Vaciar y limpiar al finalizar el día.

Todas estas operaciones deben estar anotadas en el Registro de Operaciones de Mantenimiento, el cual estará disponible para la inspección de la autoridad sanitaria.

Estas operaciones de mantenimiento sanitario serán realizadas con hipoclorito o biocida autorizado para ese fin por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y por personal propio capacitado o empresa especializada o autorizada.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario