Diseño, relax y funcionalidad: el nuevo concepto del lujo hotelero vacacional

Un auténtico refugio mediterráneo solo para adultos: así es el hotel Inturotel Cala Esmeralda, un cuatro estrellas mallorquín cuyas habitaciones y pasillos lucen un “look” obra de la interiorista Isabel López Vilalta, perfecto exponente del nuevo concepto de lujo vacacional, marcado por el diseño sobrio y la funcionalidad.
Habitación del Inturotel Cala Esmeralda

El pavimento mediterráneo y el rojo de los textiles dan el toque alegre a la estancia

Isabel López Vilalta + Asociados firma la reforma de las las 32 habitaciones de la 4ª planta del edificio que ocupa el hotel Inturotel Cala Esmeralda, en Cala d’Or,  obra del arquitecto José Alcover del año 1973, y cuyo objetivo ha sido poder ofrecer a los huéspedes una estancia tranquila y de calidad.

En las habitaciones, muy funcionales, se ha apostado por la continuidad del pavimento, que reviste también las paredes del baño en refrescantes azulejos azules, blancos y verdes, tonos inspirados en el Mediterráneo. El resultado es alegre, refrescante y luminoso, además de muy resistente.

Habitación del Inturotel Cala Esmeralda

La habitación resulta limpia y funcional. Unas cortinas ocultan el espacio destinado a armario y zona de servicio

Otra de los puntos fuertes del diseño son los tejidos utilizados, las conocidas “Telas de Lenguas” (ikats), traídas a Mallorca en el siglo XVI a través de la ruta de la seda. Unas telas típicas en la que una de sus principales atractivos es el mismo dibujo en ambas caras, con un diseño muy vistoso. El cabezal de la cama está realizado con fibras naturales sobre las cuales se ha impreso un estampado característico de la artesanía mallorquina.

La estética utilizada en el hotel es una mezcla de estilos inspirada en los años 70. Los materiales y mobiliario, cuidadosamente elegidos y diseñados, conviven armónicamente.

Baño de habitación del hotel Inturotel Cala Esmeralda

El baño está revestido en el mismo pavimento mediterráneo de la habitación

En los pasillos se ha logrado un ingenioso juego visual para potenciar la arquitectura existente. Así, cuando se dirige hacia su habitación el huésped ve el pasillo con tonos blanquecinos en unos paneles perforados. Sin embargo, cuando sale de la misma lo que ve es un pasillo en alegres colores, con una moqueta de mil rayas que enfatizan su longitud.

Pasillo del hotel Inturotel Cala Esmeralda

Las dos visiones del pasillo del hotel, según se entre o se salga de la habitación

Pasillo del hotel Inturotel Cala Esmeralda

La moqueta de mil rayas enfatiza la longitud del pasillo

El resultado es un hotel contemporáneo, fresco y colorista, ideal para huir de todo. Situado en primera línea de playa, rodeado de pinares y calas de aguas turquesa, este hotel sólo adultos está creado a medida de los que buscan el máximo relax.

Terraza del hotel Inturotel Cala Esmeralda

El maravilloso entorno natural es el auténtico protagonista en el hotel

Hall del hotel Inturotel cala Esmeralda

Los textiles aportan confort y calidez a las zonas comunes del hotel

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario