El crecimiento de La Pepita Burger Bar, cadena especializada en hamburguesas premium

Esta cadena gallega especializada en hamburguesas premium cuenta ya con con un total de 13 restaurantes operativos, y prevé acabar el año con la puesta en funcionamiento de al menos otros dos más. La Pepita Burger Bar ha logrado hacerse un hueco con un modelo de negocio que apuesta por la calidad.

Los datos hablan por sí solos: la enseña ha experimentado un crecimiento del 30% en el primer semestre del año, con 13 restaurantes operativos, (dos de los cuales se han abierto este año) y prevé la inauguración, en este ejercicio, de al menos otros dos locales más. Su objetivo es llegar a las principales capitales de provincia españolas a través, fundamentalmente, del sistema de franquicia.

Hambuguesa gourmet de La Pepita Burger Bar

Pepita Supreme, burger de chuleta de vaca con salsa de boletus, crujiente de parmesano, huevo a baja temperatura y canónigos

Desde que abrió sus puertas en 2011 en Vigo, La Pepita Burger Bar no ha dejado de crecer, centrada en un modelo de negocio en el que la hamburguesa gourmet o premium es la auténtica protagonista. La enseña cuenta con cerca de 20 variedades elaboradas al momento a la parrilla, sin conservantes y con ingredientes de primera calidad. Algunas tan originales como la Pepita Nórdica, una burger de bacalao con ali-oli de piquillo, cebolla caramelizada y brotes de espinaca, o la Pepita Crocante, hamburguesa a base de verduras y hortalizas de temporada con rebozado crujiente de maíz, tomate, lechuga, cebolla roja y salsa tzatziki.

La marca busca franquiciados que se sientan realmente identificados con la filosofía de la empresa

Para sus hamburguesas de ternera, buey, cordero, cerdo ibérico, pollo de corral, salmón, verduras… todos los proveedores son rigurosamente seleccionados para garantizar el mejor producto en la mesa, una filosofía que le ha proporcionado un alto nivel de fidelidad entre sus clientes, más de 400.000 en lo que va de año. Todas las hamburguesas se cocinan a la parrilla y se acompañan de salsas 100% caseras, sin conservantes. Otro de sus secretos es el pan artesano y de masa madre, horneado por maestros panaderos locales.

La cadena acaba de renovar su carta, incorporando incorporando más de 10 novedades a su propuesta, con platos pensados para celíacos, veganos o vegetarianos. Entre las novedades, una selección de croquetas con sabores sorprendentes (centolla al azafrán, ternera guisada a la cerveza negra, espinacas al ajillo con pipas…); focaccias, ensaladas y postres como la Macedonia de frutas tropicales con espuma de maracuyá y chocolate blanco.

Una decoración cuidada
Local de La Pepita Burger Bar en Santiago

Local de La Pepita Burger Bar en Santiago

 

Con un diseño totalmente funcional, la decoración de los locales de La Pepita Burger cuenta con reminiscencias locales que reflejan la esencia de cada ciudad. En todos predomina el uso de la madera y el metal, y son espacios modernos, pensados para compartir, en los que la música y la iluminación juegan un papel muy importante. El personal se ha formado específicamente para proporcionar la mejor atención al cliente.

La Pepita Burger Bar cuenta con ocho locales en Galicia (A Coruña, Ourense, Pontevedra, Santiago, Sanxenxo, Vilagarcía de Arousa y dos en Vigo) y otros cinco en el resto de la geografía española (Oviedo, Palma, Salamanca, Santander y Vitoria). Dos de ellos y un foodtruck son en propiedad y están situados en Vigo, ciudad de origen de la enseña.

En la temporada estival, el foodtruck de La Pepita (un espectacular Bristol Lodekka del 66 de dos pisos) es otra fuente de éxitos para la marca. Un auténtico restaurante sobre ruedas, través de #lapepitaontheroad recorre los principales festivales, conciertos, fiestas gastronómicas y demás eventos que se celebran a lo largo del verano en todo el país.

El food truck vintage de La Pepita Burger Bar

El food truck vintage de La Pepita Burger Bar

Una opción para inversores y emprendedores

La Pepita es un concepto de negocio en el que se han cuidado al máximo todos los detalles: producto, calidad, proveedores, formación y logística, todo con el respaldo de la tecnología y un equipo humano con amplia experiencia

La marca busca franquiciados que se sientan realmente identificados con la filosofía de la empresa y que aporten disposición al proyecto y no lo contemplen como un simple plan de inversión. A los emprendedores que quieran formar parte de La Pepita se les ofrece asesoramiento, además de asistencia en la apertura y formación continuada.

La inversión necesaria para montar una franquicia de la enseña gira en torno a 1.300 euros/metro cuadrado para locales con un mínimo de 140 metros cuadrados ubicados en ciudades con un mínimo de 50.000 habitantes, en zonas con alto tránsito peatonal. El canon de entrada (incluido en la inversión) es de 21.000 euros

¿Interesado en una franquicia de La Pepita Burger Bar? Contacte con la enseña vía web

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario