El delivery dispara los ingresos de la comida rápida

El mercado español de comida rápida marcha viento en popa: creció en 2018 un 7%, impulsado también por el auge imparable del delivery o servicio o a domicilio, cuyo negocio en este sector aumentó un 26%, revela el Observatorio Sectorial DBK.

Las ventas de los establecimientos españoles de comida rápida registraron en 2018 un crecimiento del 7,3%, hasta alcanzar un valor de 3.820 millones de euros. Una excelente evolución que muestra un crecimiento superior al del conjunto del mercado de la restauración, llegando a suponer los establecimientos de comida rápida el 15,6% del total, revela el último estudio del Observatorio Sectorial DBK de Informa.

Profesionalhoreca, delivery, cajas pizza

Las ventas a domicilio de comida rápida en España alcanzaron los 605 millones de euros en 2018, representando ya el 16% de la facturación del sector

Destaca especialmente el fuerte incremento del servicio delivery, impulsado por su creciente incorporación a la oferta de las cadenas en todos los segmentos de actividad. Así, las ventas a domicilio se incrementaron un 26% en valor, alcanzado los 605 millones de euros y representando ya el 16% de la facturación del sector de comida rápida.

Según el tipo de establecimiento, el negocio de las hamburgueserías superó los 2.100 millones de euros, tras aumentar un 7,2%. Por su parte, el segmento de pizzerías creció el 9%, hasta los 690 millones de euros, mientras que las bocadillerías subieron un 2,9%, alcanzando 575 millones de euros. Pero el grupo de «otros establecimientos» fue el que mostró el comportamiento más dinámico, con la aparición de nuevos conceptos y enseñas con vocación expansionista. Así, las ventas alcanzaron un valor de 440 millones de euros, un 11,4% más.

Perspectivas halagüeñas

Las perspectivas para los próximos años son favorables, en un marco esperado de crecimiento del gasto de las familias, expansión de las principales cadenas, la aparición de nuevas enseñas y crecimiento del servicio delivery. En este escenario, el mercado crecerá en torno al 6-7% anual en el bienio 2019-2020:

Las perspectivas del sector de la comida rápida para los próximos años son favorables, en un marco esperado de crecimiento del gasto de las familias, expansión de las principales cadenas, la aparición de nuevas enseñas y crecimiento del servicio delivery

. • El mercado total experimentará tasas de variación situadas en torno al 6-7% en el bienio 2019-2020, superando los 4.300 millones de euros al cierre del último año.

• Las ventas de las hamburgueserías aumentarán el 6% en 2019, hasta los 2.250 millones de euros. Por su parte, el mercado de pizzerías contabilizará un crecimiento del 9%, con unas ventas previstas de 750 millones de euros.

• Las bocadillerías podrían alcanzar una facturación de 590 millones de euros, tras aumentar en torno a un 2,5%, mientras que para el grupo de otros establecimientos se espera un crecimiento del 9%, cifrándose en 480 millones de euros en 2019.

• Algunas de las principales cadenas cuentan con planes de expansión fuera de España, si bien la mayor parte de los proyectos de crecimiento de la red se centran en el territorio nacional. En este sentido, los segmentos de hamburgueserías y pizzerías serán los más dinámicos en cuanto a la apertura de nuevos restaurantes, revela el estudio de DBK.

La oferta de establecimientos de comida rápida se situó en 5.235 locales en 2018, lo que supuso un 5,2% más que un año antes, correspondiendo el 71% a franquicias

• El crecimiento previsto de la oferta conjunta de establecimientos de comida rápida y a domicilio incrementará la rivalidad en la captación de clientes. De esta forma, los principales operadores mantendrán agresivas políticas de promociones y descuentos, renovarán la oferta de comida para adaptarse a las características de la demanda, y realizarán inversiones en modernización de los locales e introducción de nuevos servicios, con un creciente desarrollo del servicio delivery.

Una oferta en expansión

La oferta de establecimientos de comida rápida se situó en 5.235 locales en 2018, lo que supuso un 5,2% más que un año antes, correspondiendo el 71% a franquicias. Las hamburgueserías contabilizaron 1.520 locales. A continuación se situaron las pizzerías (1.375) y las bocadillerías (1.280), mientras que el grupo de otros establecimientos alcanzó los 1.060 puntos de venta.

La estructura de la oferta se caracteriza por la alta concentración de las ventas en las cadenas de mayor tamaño, de manera que las cinco primeras acapararon el 73% del mercado en 2018, participación que superó el 80% al considerarse a las diez primeras cadenas.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario