El restaurante Ikibana conecta con sus potenciales clientes a través de un vídeo interactivo

Cuatro puntos de vista diferentes y una carta con vistas en 360º de los platos más destacados son las posibilidades que ofrece a sus comensales Ikibana, uno de los primeros restaurantes de España que se está beneficiando de las ventajas del vídeo marketing para conseguir un trato más cercano y participativo con el cliente.

A través de su página web, este establecimiento barcelonés, que fusiona la cocina brasileña con la japonesa, permite el acceso a un vídeo interactivo que presenta el local desde el punto de vista del chef, de una camarera, del manager y de una clienta, que se entrecruzan y pueden ser intercambiadas durante diferentes momentos del audiovisual con un solo clic cuando aparece una señalización gráfica.

Ikibana

Haga clic en la imagen para ver el vídeo

Además, el vídeo ofrece la posibilidad de consultar el menú y visualizar los platos más destacados desde todos los ángulos posibles, así como aprender a preparar cócteles de una forma sencilla y didáctica.

Se trata, por tanto, de una manera eficaz de mostrar un “contenido único”, que sirve para “reforzar la marca del restaurante, ganar notoriedad, incrementar el tiempo de permanencia en la web y captar nuevos clientes”, aseguran desde PlayFilm, la plataforma integral de vídeo interactivo a través de la cual la productora Gotham Films ha creado el audiovisual de Ikibana.

Desde que comenzó a emitirse a principios de enero hasta la fecha, el vídeo ha logrado más de 14.000 visualizaciones, con una media de tiempo de visionado un 279% más alta respecto a lo que sería su duración en formato de vídeo lineal. A su vez, este audiovisual logra un 72% de tasa de engagement (porcentaje de usuarios que interactúan con el vídeo respecto al total de los que inician la reproducción) y un 56% más de repetición (porcentaje de usuarios que vuelven a reproducirlo una vez visto), al compararlo también con un vídeo pasivo.

En esta fusión de web y de vídeo, resulta fundamental la interactividad que se basa en el call-to-interaction (CTI), una señalización indispensable que llama al usuario a interactuar con el vídeo y a ir cambiando de historia con un clic, lo que deriva en una mejor experiencia para él y en mejores métricas en engagement.

La interactividad refuerza el sentimiento de complicidad entre el visitante de la página y la historia, lo que hace que el nombre y la imagen de la marca permanezcan en sus memorias por mucho más tiempo y con más cariño”, concluye el equipo de PlayFilm.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario