El elegante interiorismo japonés del restaurante Kote (Sabadell)

El equipo de 4Cadires firma el interiorismo del restaurante japonés Kote, en Sabadell. Un ambiente elegante e íntimo para este restaurante moderno y empapado de auténtica tradición japonesa, pero que huye de los estereotipos.

El proyecto creado por 4Cadires gira entorno al espíritu japonés, a sus colores y costumbres, por lo que el interiorismo del restaurante está lleno de referencias al rico contexto que envuelve a este país.

Entrada de Kote

La entrada de Kote, con un look sereno de estética japonesa con ilustraciones sobre seda en las paredes

El restaurante debe su nombre, “Kote“, a la espátula  tradicionalmente utilizada en Japón para cocinar las especialidades de la casa: el okonomiyaki y el yakisoba: platos genuinamente nipones que se elaboran  con pasta recién hecha.

Kote, propiedad de Nami Fukunaga, es un espacio pensado para amantes de la cocina japonesa en su esencia, por lo que no sólo cuida especialmente su oferta gastronómica, sino también el entorno en el que se sirve.

Se accede por un hall franqueado por una espectacular máquina para elaborar pasta fresca, importada especialmente de Japón. Enfrente se ha habilitado un banco de obra con cojines de telas de estampados clásicos nipones, desde el que observar cómo se elabora su deliciosa pasta al momento.

Entrada del restaurante japonés Kote

En la entrada del restaurante, la máquina de pasta fresca

El interior del restaurante, con una superficie de 140 m2 y capacidad para 60 comensales, cuenta con espacios diferentes. En el zashiki o sala de recepción, paneles de madera cubren parte de las paredes y se prolongan horizontalmente hasta convertirse en mesas altas. Estos paneles en madera de roble han sido cepillados para crear unos surcos que recuerdan a los recubrimientos de paja o bambú utilizados en las machiyas (casas antiguas japonesas). Además de aportar un aspecto tranquilo a la sala, actúan como reductores de los ruidos generados por la actividad del local.

Las paredes se han decorado con ilustraciones japonesas de colores llamativos realizadas a mano sobre seda que interactúan con el equilibrio sencillo de la sala.

Barra de Kote

La barra permite comer frente a la cocina, observando a los chefs

La cocina está directamente ubicada tras la barra, y se plantea como la parte central del restaurante. Es una zona multiusos, abierta y que logra generar un ambiente social en el que cocina y cliente tienen contacto directo.

La cocina es sin duda es uno de los espacios más interesantes, ya que los platos se elaboran delante del cliente.

Cocina de Kote

Los platos se elaboran a la vista de los comensales. La campana extractora es muy silenciosa

La esquina de la barra debe su forma a la geometría presente en las figuras de los origamis. Sobre la barra, una estructura metálica revestida de madera y espejo oculta una gran campana extractora, efectiva y silenciosa, que impide que los humos de la cocina ensombrezcan la experiencia en el local.

Los interioristas han querido crear zonas más íntimas, con una atmósfera en la que dominasen elementos y texturas naturales. Para ello han recurrido a estructuras en hierro con tablones en madera de roble que se inspiran en las fusumas, puertas correderas típicas utilizadas para separar espacios. El resultado son zonas en los que la luz y las texturas mantienen la intimidad a la vez que permiten una conexión  y comunicación con el resto del entorno.

mesas del restaurante Kote

Uno de los agradables rincones más íntimos con los que cuenta el restaurante

El uso de piedra oscura en las mesas, de madera en revestimientos, de cemento y de una gama cromática basada en tonos ocres y oscuros, refuerza la sensación de calma y genera un telón de fondo íntimamente relacionado con la tradición japonesa.

Además, en la visita a Kote no hay que dejar de entrar en sus aseos, concebidos según la filosofía japonesa de intimidad e higiene y donde no faltan los inodoros inteligentes. En su interior, azulejos triangulares reflejan la luz proyectando sombras, nuevamente inspirados en los origamis, creando un espacio lleno de armonía y simplicidad.

Baño de Kote

El aseo de Kote, con su mini jardín japonés e inodoros inteligentes

En los aseos se ha adaptado un antiguo patio trasero para convertirlo en un tsuboniwa, un pequeño jardín de bambús con arreglos en piedra blanca. Este mini jardín genera un aporte natural de luz y  equilibra naturalmente el aspecto geométrico y racional que se ha dado al resto de esta zona.

Ficha técnica:

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario