Herméticos realizados en ABS, sin bisfenol A

Araven lanza al mercado nueva línea de contenedores herméticos para alimentos fabricados en ABS, tal y como demandan países como Francia, donde está prohibida la comercialización de productos para uso alimentario que contengan Bisfenol A o BPA (su abreviatura en inglés).

La nueva línea de herméticos y cubetas está fabricada en ABS, un material muy resistente a los impactos, que ofrece una alternativa a los productos de policarbonato.

En 2015 Francia prohibió la comercialización de productos fabricados en este material debido a que algunos estudios determinaron que en determinadas circunstancias puede desprender Bisfenol A y ser nocivo para la salud.

Contenedores y cubetas fabricados en ABS

Contenedores y cubetas fabricados en ABS, una alternativa al policarbonato

Los nuevos herméticos y cubetas desarrolladas por Araven, libres de Bisfenol A, aseguran también la máxima protección de los alimentos, ya que su tapa bi-inyección los mantiene aislados hasta en los recipientes de mayor tamaño. Son transparentes, lo que permite reconocer con facilidad el tipo de alimento que contienen, así como su estado. Y son capaces de resistir hasta -40ºC y someterse al baño maría (+80ºC).

Además, estos herméticos incluyen etiquetas de trazabilidad de forma integrada, que utilizadas junto al rotulador Horeca Marker de tinta no tóxica, permiten cumplir con la normativa higiénico sanitaria y facilitar la identificación de los alimentos.

Estos herméticos y cubetas son de diseño ergonómico. Las tapas tienen doble función y pueden servir también como bandeja, y las cubetas se pueden tapar una con la otra. Disponen también de regleta de medición que permite conocer la cantidad de alimento que contienen, y sus cantos redondeados impiden que se pueda acumular suciedad.

Además del hermético completo (base y tapa), se comercializan las bases y tapas por separado.

Más info en el tel. +34 976 465 200 o vía web.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario