“La falta de profesionalidad es el mayor problema del turismo rural”

Así lo afirma Ana Alonso, directora de Comunicación de Escapadarural.com, que analiza en detalle  esta entrevista las claves y problemas de un sector, el del turismo rural, con un enorme potencial de desarrollo si sabe adaptarse a las nuevas demandas del viajero, tanto nacional como internacional. Algo que también quedó reflejado en el I Congreso Europeo de Turismo Rural (Coetur), celebrado a finales de mayo en Barcelona y donde la especialización en nichos de mercado y la aplicación de las nuevas tecnologías destacaron como elementos claves para el futuro del sector.
Ana Alonso

Ana Alonso, directora de Comunicación de EscapadaRural.com

– La caída de la demanda nacional con la crisis ha afectado especialmente al turismo rural. ¿Cómo se presenta el año? ¿Hay visos de recuperación?

Según datos del INE en los 4 primeros meses del año el número de viajeros ha experimentado una variación interanual positiva en índices que van del 12,85% al 59,28% y sólo se ha sufrido una caída en marzo de -29,46% (porque la Semana Santa este año ha sido en abril). Por otro lado, desde Escapadarural.com hemos visto cómo la Semana Santa y el puente del 1 de Mayo han superado las cifras del año anterior en índices que van de los 15 a los 20 puntos porcentuales por encima de los resultados de 2013. Todo parecen síntomas positivos, pero ahora que se acerca la época estival será interesante observar si la ocupación también supera los valores del año pasado y, más adelante, si la tónica de mejora se mantiene hasta fin de año.

¿Cómo puede el sector del turismo rural atraer al cliente extranjero?

En 2013 recibimos 395.488 extranjeros, un 15,8% del total de viajeros. Esta cifra pone de manifiesto que éste es aún un grupo minoritario, pero desde hace un año Turespaña está al frente de una serie de acciones para promocionar nuestro turismo de interior en mercados extranjeros y también nos consta que otras entidades autonómicas, como las catalanas, persiguen dicho objetivo.

Sin embargo, nos encontramos con una serie de dificultades para consolidar el atractivo de nuestra oferta nacional ante el turista extranjero. Por un lado, hacer que los destinos de interior ganen visibilidad y entren en circuitos de comercialización adecuados. Por otro, adaptarse a una demanda diferente (en calendario festivo, en hábitos y horarios, en conciencia ecológica…) y conseguir unos estándares de calidad para que el cliente confíe en el producto del turismo rural español. Por último, pero no menos importante, conseguir que anfitrión y huésped puedan comunicarse antes, durante y después de su estancia.

“Los idiomas son la gran asignatura pendiente en el turismo rural. Sólo cuatro comunidades autónomas podrían atender en inglés en más del 50% de sus alojamientos rurales”

Respecto a este último punto desde Escapadarural.com acabamos de hacer un estudio que refleja cómo los idiomas son la gran asignatura pendiente. La media de alojamientos rurales que hablan inglés en España es del 40’8%, y sólo cuatro comunidades autónomas podrían atender en inglés en más del 50% de sus alojamientos rurales.

– Sobreoferta, alojamientos “alegales”, estacionalidad… ¿cuál es ahora mismo el problema más grave al que se enfrenta el sector?

Son muchos los problemas que el propio empresariado señala como principales, pero el que, desde mi punto de vista, concentra muchas de estas dificultades es la falta de profesionalización. Por ejemplo, si un propietario de turismo rural adquiere unos conocimientos adecuados para la gestión profesional de su alojamiento convivirá con esa situación de sobreoferta de otra manera. Hay que distinguir entre competencia y competitividad, porque hoy en día hay muchos alojamientos, pero muy indiferenciados.

Asimismo, la estacionalidad afecta mucho al turismo rural. Sin embargo, el empresario creativo puede encontrar otras fórmulas para paliar esa situación, intentando llegar a un huésped que no está sujeto al calendario laboral estándar (jubilados, estudiantes, peregrinos, agentes comerciales en ruta…). O plantearse líneas de servicio alternativas: eventos de empresa y particulares, talleres para clientes locales… No es fácil, pero tampoco imposible.

“Si el propietario de turismo rural adquiere unos conocimientos adecuados para la gestión profesional de su alojamiento convivirá con la sobreoferta de otra manera”

Otra opción es dar un enfoque diferente al negocio y conseguir que el fin de semana genere unos ingresos que compensen el resto de la semana. Para ello el estudio de la rentabilidad es imprescindible y, sin embargo, dudo que en muchos casos se esté contemplando en las políticas de precios. Ese tipo de criterios aún no han calado en el turismo rural y, de nuevo, vemos como la falta de profesionalidad en el enfoque es el epicentro de todo.

En cuanto a la cuestión de la “alegalidad”, sí es imprescindible que todo el sector trabaje dentro de un marco normativo, que debe ser flexible en cuanto a la adaptación al mercado, pero que debe perseguir la competencia desleal. La Administración debe velar para que se consiga, y en Escapadarural.com también aportamos nuestro granito de arena al aceptar sólo los alojamientos registrados en Turismo. Pero de nuevo hay una parcela de responsabilidad que recae en el empresario, ya que también puede ayudar a concienciar a su cliente de los riesgos que se incurre alojándose en un establecimiento “alegal”.

– ¿Es el usuario del turismo rural cada vez más exigente? ¿Son los establecimientos rurales capaces de satisfacer sus nuevas exigencias?

En el Observatorio del Turismo Rural, un proyecto de investigación que lideramos junto con CETT-UB y Netquest, hemos detectado dos perfiles de cliente que, más que exigentes, responden a una serie de necesidades que el propietario debe tener en cuenta para conseguir reservas. Lo que ha ocurrido es que hemos pasado de un mercado de demanda a un mercado de oferta y algunos empresarios aún están esperando que el cliente llame a su puerta. Eso ahora es inviable y hay que saber escuchar, adaptarse y presentar mejor la oferta.

Si nos referimos a los grandes estereotipos de viajeros, existe un turista rural experiencial que busca relax y desconexión y casi siempre viaja en pareja. Satisfacerle significa apostar por unas instalaciones confortables y actividades dentro y/o fuera del alojamiento.

“Hemos pasado de un mercado de demanda a un mercado de oferta y algunos empresarios aún están esperando que el cliente llame a su puerta. Eso ahora es inviable y hay que saber escuchar, adaptarse y presentar mejor la oferta”

Por otro lado, el turista rural social prioriza la convivencia y viaja en grupo, por lo que el anfitrión debería proporcionarle espacios amplios y equipamiento adecuado para que muchas personas puedan compartir su tiempo de ocio dentro de la casa. Los establecimientos podrían atender perfectamente a ambos si destinasen los recursos humanos y económicos precisos, pero en muchos casos no están preparados.

En turismo rural hay diferencias abismales entre las velocidades de los diferentes empresarios: unos están a la altura de cualquier hotel urbano de primera categoría y además añaden el componente del trato personalizado; por el contrario, otros siguen gestionando su alojamiento de manera tradicional y se resisten al cambio.

– ¿Cuál es el perfil medio del usuario de turismo rural en España? ¿Hacia dónde está evolucionando?

En la mayoría de los casos su motivación para hacer turismo rural responde al interés por convivir con amigos, familia o pareja y estar en contacto con la naturaleza. La mayoría suelen hacer turismo rural en su propia comunidad autónoma o en las comunidades vecinas. El fin de semana y los puentes son los momentos preferidos para una escapada rural y la antelación de la reserva no acostumbra a ser superior a los 15 días.

Dicha reserva se cierra por teléfono o mail, aunque la consulta de información previa al viaje se realiza en Internet y a través de los buscadores especializados. Y mayoría acostumbra a gastar entre 21 y 30 € por persona y día, si bien el promedio total a nivel nacional asciende hasta los 44 € diarios.

“La orientación hacia nichos de mercado se plantea como una oportunidad de negocio para los establecimientos de turismo rural, como pueden ser el cliente deportista o las empresas”

En cuanto a la evolución del sector, creemos que hay dos aspectos clave a destacar: por un lado, sabemos que el cliente cada vez está más vinculado a las nuevas tecnologías y prueba de ello es que un 58,1% de los encuestados en el Observatorio del Turismo Rural organizaría su escapada rural a través de un smartphone.

Por otro lado, la orientación hacia los nichos de mercado se plantea como una oportunidad de negocio que, según los propietarios encuestados, en un 33,4% se orienta al cliente deportista y en un 18,1% a las empresas, entre otros.

– ¿Qué consejos daría a un emprendedor que está pensando en crear un negocio de turismo rural?

Creo que antes de lanzarse a cualquier tipo de negocio es fundamental informarse bien (a nivel legal, mercado, competencia, proveedores, características del destino, tipologías de clientes…) para diseñar un buen plan de negocio. Definir los objetivos será fundamental para poder alcanzarlos, por eso hay que tener claras muchas cosas: saber si optar por un alojamiento de alquiler íntegro o por habitaciones, descubrir si existe algún nicho de mercado interesante, definir una política de precios coherente, invertir en promoción y medir el ROI…

Formarse y estar en contacto con otros empresarios y asociaciones del sector será fundamental para dar estos primeros pasos con pie certero. Las ferias, congresos, talleres y también los foros y las redes sociales son los grandes aliados para conseguirlo. A partir de ahí todo se reduce a estar atento al cliente y al entorno, tomar las decisiones más adecuadas y saber rectificar a tiempo.

¿Qué ofrece exactamente una web como Escapada Rural a un propietario/gestor de estos establecimientos?

En Escapadarural.com queremos ser un aliado para el empresario. Como portal especializado somos un escaparate para los alojamientos de turismo rural de todo tipo, siempre que estén registrados en Turismo. Lo hacemos a través de un modelo freemium que permite a las casas rurales anunciarse gratuitamente de manera indefinida, aunque con una serie de limitaciones frente a las de pago.

Sin embargo, también queremos ayudarles en su día a día y por eso ofrecemos consejos a través de nuestro blog de propietarios e impartimos talleres de formación gratuitos por toda España. Por otro lado, gracias a las 80 millones de páginas vistas en 2013, a una base de datos de viajeros de más de 400.000 contactos y a una comunidad de más de 150.000 seguidores en redes sociales, somos una eficaz herramienta de promoción no sólo para los alojamientos, sino también para los destinos. Teniendo en cuenta que el viajero elige primero el destino y luego el alojamiento, podemos apoyar a ambos colectivos para hacer más atractivo el turismo rural en cualquier parte del país.

 

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario