La guerra abierta en la cúpula de NH

La guerra abierta entre los accionistas de la hotelera NH abre una crisis sin precedentes en la cadena que podría acabar en los Tribunales.
Imagen de la última junta de accionistas de NH Hotel Group

Imagen de la última junta de accionistas de NH Hotel Group

Los accionistas NH Hotel Group pugnan desde hace meses por controlar la compañía, aunque el conflicto estalló la semana pasada, en la junta de accionistas, cuando los representantes del grupo chino HNA (el principal accionista de la empresa, con un 29,5% del capital) fueron expulsados del consejo y sustituidos por nuevos consejeros propuestos por el fondo Oceanwood (12% del capital), y el consejero delegado, Federico González Tejera, destituido.

Un “triunfo”de los fondos de inversión Oceanwood y Hesperia, enfrentados a HNA, a quien acusan de conflicto de intereses porque la china ha comprado la cadena Carlson Rezidor, que es competidor directo de NH.

Por su parte, HNA asegura que el objetivo de los fondos es presionarla para que lance una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) para comprar el resto del capital, lo que no parece dispuesta a realizar “y menos para satisfacer las ansias especulativas de los fondos buitre a costa de NH, sus empleados y los restantes accionistas”, explicaba el ex-copresidente del NH en representación de HNA, Charles Bromwell Mobus Jr.

El directivo del gigante chino afirma también en su carta a los accionistas que la intención del otro copresidente del grupo, José Antonio Castro, representante de Hesperia y ratificado por la junta de accionistas, es adjudicar el contrato de gestión de sus hoteles (Hesperia) a un competidor de NH.

Dada la complejidad del caso, los analistas coinciden en que el conflicto entre accionistas tiene difícil solución y es probable que acabe en los tribunales, un proceso que podría prolongarse durante varios años.

La batalla entre accionistas de NH no es nueva: ya en mayo de 2015 el grupo chino HNA quiso tomar el control de la compañía sin lanzar una OPA, reduciendo el número de miembros en el consejo de administración. Los fondos impidieron la operación comprando el 8,5% del capital que puso a la venta el banco Santander, y pasaron a controlar la hotelera.

Una nueva estrategia para NH

Como nuevos gestores de NH, los fondos ya han explicado que se van a centrar en la reducción de costes y de gasto de inversión, de manera que sólo se va a crecer cuando se vendan activos no estratégicos. Por ello ya han puesto a la venta el hotel Jolly Madison en Nueva York, al que seguirán  unos terrenos que posee en el Caribe. El objetivo: desapalancar la compañía para reducir sus costes financieros y poder volver a los beneficios y al pago de dividendo.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario