Las posibilidades del Big Data en el sector turístico

El Big Data es una oportunidad para crecer en el turismo, el sector donde más se va a ver el impacto de la revolución en el manejo de grandes cantidades de datos. Así lo revela un estudio del centro universitario internacional Ostelea, especializado en turismo y hospitality.
Chica sacando foto con un móvil

Mediante el uso de tecnologías, los viajeros generan continuamente nuevas informaciones de las que pueden beneficiarse las empresas turísticas

Los grandes paquetes de datos derivados de los teléfonos móviles, de las redes sociales y de los terminales de punto de venta (TPV) abren un amplio abanico de posibilidades para que el sector turístico pueda mejorar los servicios que ofrece. Disponer de estos datos es clave a la hora de tomar decisiones para las empresas turísticas, que pueden anticiparse al comportamiento del mercado y de los clientes y responder de una forma proactiva.

En este contexto, el sector necesita un enfoque más centrado en el cliente. El viajero ha pasado de ser mero consumidor a “prosumidor” (del inglés prosumer), esto es un sujeto activo que toma de decisiones y busca experiencias basadas en recomendaciones de otros viajeros. Además, organizando su propios viajes a través de las numerosas plataformas on-line y difundiendo datos en las redes sociales, el nuevo turista produce una extraordinaria cantidad de información que puede ser gestionada e interpretada por parte del sector.

Así, el análisis de todos estos datos (Big Data) ofrece a las empresas turísticas ventajas competitivas como datos fiables y detallados, con una capacidad de segmentación del público más ajustada, nuevos flujos de información y la posibilidad de generar nuevas oportunidades de negocio

Mediante el continuo uso de tecnologías, los viajeros generan continuamente nuevas y valiosas informaciones interpretables por parte del sector. Por ejemplo, a partir de los números de teléfonos activos por país, se puede determinar el origen de los visitantes, sus preferencias de destino, y la estancia media.

El principal beneficio del uso del Big Data en del sector turístico es la posibilidad de hallar patrones de comportamiento y tendencias de consumo, y facilitar la toma de decisiones de pequeñas y medianas empresas y destinos

El análisis de este tipo de datos como estos permite a los hoteleros establecer aspectos clave como el idioma de comunicación con sus clientes (en origen y destino), ubicarlos en función de las nacionalidades y establecer, por ejemplo, la duración óptima del pack de estancias.

En conclusión…

“Ahora que la innovación tecnológica en el sector turístico se ha adaptado a los nuevos retos y a los cambios de la digitalización y ha llegado a su fase de madurez, es preciso que el sector emprenda un salto cualitativo de cara a los nuevos y cambiantes hábitos del viajero contemporáneo”, señala el estudio de Ostelea. “Al mismo tiempo, el tratamiento del Big Data necesita un enfoque holístico que vea la involucración de todos los actores del sector y la alianza con las instituciones públicas”.

Este es el resumen de las conclusiones del estudio de Ostelea:

1. Los principales outputs para los negocios derivados por el empleo de iniciativas Big Data  son la reducción de costes operativos y los esfuerzos por crear nuevas líneas de innovación.

Barcelona es la primera Smart City o ciudad inteligente en España, seguida de Madrid y Valencia

2. El principal beneficio del uso del Big Data en del sector turístico es la posibilidad de  hallar patrones de comportamiento y tendencias de consumo, y facilitar la toma de decisiones de pequeñas y medianas empresas y destinos.

3. En los rankings internaciones, Barcelona es la primera Smart City o ciudad inteligente en España, seguida de Madrid y Valencia. Se entiende por Smart City aquella ciudad donde se aplican las tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) de manera eficiente, y representan el entorno ideal de optimización del uso del Big Data por parte de la industria turística, con el fin de crear Destinos Inteligentes (DI).

4. Una Smart City se puede convertir al mismo tiempo en un destino inteligente si se demuestra capaz de adecuar la infraestructura tecnológica para brindar experiencias de visita más sostenibles y personalizadas a sus visitantes.

5. Las Comunidades Autónomas que lideran proyectos de destinos turísticos inteligentes caracterizados por la cooperación entre sector público y sector privado son principalmente Cataluña, Valencia y  Andalucía. Los municipios que han obtenido el distintivo de Smart Destination por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo son Marbella (Andalucía), Las Palmas de Gran Canaria (Canarias), Villajoyosa (Valencia), Castelldefels (Cataluña) y Palma de Mallorca (Islas Baleares)

El sector hotelero puede ganar muchos beneficios de la explotación de grandes volúmenes de datos procedentes de las reservas de los clientes y de los datos generados durante la estancia. Todo ello contribuye a una reducción de los costes y a un aumento de la facturación

6. El sector hotelero puede ganar muchos beneficios de la explotación de grandes volúmenes de datos procedentes de las reservas de los clientes y de los datos generados durante la estancia. Todo ello contribuye a una reducción de los costes y a un aumento de la facturación.

7. Para el sector de los transportes, el Big Data constituye una enorme oportunidad para reducir y optimizar los tiempos, reducir las emisiones y el consumo de combustible.

8. Destinia, Atrapalo y Startup Smartvel se posicionan como agencias online punteras en el utilizo del Big Data de cara a la personalización de sus paquetes de viaje.

9. La privacidad de los datos y el establecimiento de políticas de seguridad que tutelen al cliente y limiten la fuga de información, y que al mismo tiempo garanticen la trasparencia, son los principales retos para el futuro del Big Data en el sector turístico.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario

*