Los “drip-cakes” o pasteles “chorreantes”: nueva tendencia en pastelería para horeca

Apetitosas tartas caseras con salsas que se derraman por encima: una tentación que está de plena actualidad y que la casa alemana Erlenbacher propone a los hosteleros con su Tarta de Queso Cremoso de la Abuela con ganache de chocolate. Un ejemplo de cómo convertir una tarta clásica en un “drip cake” de moda este año.

Es una de las tendencia más actuales en pastelería: los “drip cakes” o tartas chorreantes sobre los que se derraman diferentes salsas. Un efecto aparentemente casero pero que en realidad es todo un arte, y que también se puede adaptar muy fácilmente a la hostelería, al catering y a la restauración colectiva.

Tarta de Queso Cremoso de la Abuela de Rrlenbacher

La Tarta de Queso Cremoso de la Abuela de Rrlenbacher, convertida en un “drip cake” de moda.

Para conseguir este efecto “goteo” o de chorretones cayendo por todos los lados de la tarta, normalmente se pone la tarta entera en una placa giratoria y se aplica la ganache desde los bordes.

Pero también hay una forma más simple, que nos desvela el chef y estilista culinario Max Faber para Erlenbacher: en vez de toda la tarta, Faber parte cada porción de tarta en tres trozos, y después aplica la ganache o salsa en los bordes y la deja gotear. De esta forma consigue el famoso efecto “drip cake” sin placa giratoria alguna:

Logrando el efecto "drip-cake", paso a paso

Logrando el efecto “drip-cake”, paso a paso

Para acompañar esta Tarta de Queso Cremosa de Erlenbacher, Faber recomienda una compota de frutas del bosque, pistachos crujientes y hierbabuena. “Se logra un contraste de colores muy bonito y los diferentes aromas combinan a la perfección”, explica el chef.

Una tarta de sabor natural y elaboración tradicional

Como es habitual en los productos de pastelería premium de la firma alemana, en la Tarta de Queso Cremoso de la Abuela de Erlenbacher solo se emplean ingredientes de primera calidad y aromas naturales, sin aditivos que debe ser declarados, conservantes o grasas y aceites hidrogenados. Esta tarta se ofrece ya horneada y congelada en un diámetro de 26 cm y 2.500 gramos de peso, sin cortar (pueden obtenerse 12 raciones).

Más info y pedidos en el tel. +34 932 097 806info@erlenbacher.net

La Tarta de Queso Cremoso de la Abuela, chorreante de chocolate, con una compota de frutas del bosque, pistachos crujientes y hierbabuena

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario