Los hosteleros aplauden que el vino y la cerveza se salven de la subida de impuestos

La Federación Española de Hostelería (Fehr) y Cerveceros de España han valorado positivamente la decisión del Gobierno de dejar fuera de la subida de impuestos a las bebidas alcohólicas a las fermentadas, “las más consumidas en este sector”.
02D13237-copia

El vino y la cerveza mueven el 30% de las visitas a los establecimientos de hostelería en nuestro país

Asimismo, consideran “estratégica” la decisión de mantener el IVA en hostelería dentro del tipo reducido y entienden que con estas medidas el Gobierno está garantizando el mantenimiento de los tipos que soportan la cerveza el vino y el resto de bebidas fermentadas “cuyos ingresos fiscales ascienden a casi 5.000 millones de euros en términos globales”.

Bruselas aspira a que España aumente el IVA de los transportes y del sector del ocio (entre los que se encuentra el turismo), aunque el Ejecutivo se ha resistido a caminar por esa senda.

Ambas asociaciones han señalado en un comunicado que ninguna subida de impuestos al consumo es positivo, pero que con la decisión de excluir las bebidas fermentadas del último incremento impositivo, el Gobierno reconoce “su peso predominante en bares y restaurantes”.

Explican que las bebidas con contenido alcohólico, las fermentadas, que mueven el 30% de las visitas a los establecimientos de hostelería, son las más consumidas en los establecimientos hosteleros y, por tanto, “las que tienen mayor incidencia económica en este sector”.

Además, subrayan que el consumo de cerveza y vino generó en el año 2011 unos ingresos de 4.800 millones de euros, “por lo que es fundamental, cuando se habla de la recaudación de las bebidas con contenido alcohólico, fijarse en la cifra global en términos de aportación en IVA, IRPF u otras cotizaciones, y no solo en el impuesto directo”.

El alcohol y el tabaco no se salvan

El Gobierno ha subido desde este domingo los impuestos al tabaco y al alcohol (con un alza del 10%), al mismo tiempo que elimina las deducciones en el impuesto de sociedades que minoran la base imponible de las grandes empresas. Con estas medidas espera recaudar unos 1.000 millones de euros en lo que queda de año.

Dos días antes el Gobierno ya había anunciado la “revisión de algunos impuestos especiales”, sin especificar más, aunque dejó claro que no se tocarían los hidrocarburos “porque su precio es ya demasiado alto”, aseguró Montoro, ni tampoco de los que pudieran ser perjudiciales para la hostelería o “especialmente” para el consumo.

El impuesto que grava las bebidas espirituosas pasa de 8,30 euros por litro de alcohol puro a 9,13 euros por litro, lo que supone un incremento de 83 céntimos. La cajetilla de tabaco subirá 15 cñentimos de media.

La industria de bebidas espirituosas, por su parte, califica de “injusta” y “discriminatoria” la subida de impuestos del Gobierno y califica la medida de “castigo” para el sector.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario