Petit Llaollao: la franquicia de yogur helado en formato mini

Con más de 224 establecimientos de yogur helado en todo el mundo, la compañía murciana Llaollao ha lanzado una nueva línea de negocio, de formato reducido, que permite llevar su concepto de negocio a multitud de nuevos espacios.
Establecimiento petit Llaollao

Con Petit Llaollao, la cadena pretende llegar a pequeños espacios en zonas comunes, como centros comerciales

Petit Llaollao, que ocupa sólo 6 m2, se adapta perfectamente a pequeñas localizaciones.  “Llevábamos tiempo estudiando la manera de expandir Llaollao reduciendo las necesidades de inversión y espacio”, afirma Pedro Espinosa, fundador de la compañía. “Con este nuevo punto de venta apostamos por un formato reducido que nos permite llegar a muchas personas y ampliar la familia Llaollao”.

El lanzamiento del primer punto de venta de Petit Llaollao tuvo lugar en marzo en el centro comercial Coimbra Shopping de Portugal, al que siguió después otra nueva apertura en el municipio madrileño de Aranjuez.

Kiosco Petiti Llaollao

Con Petit Llaollao, los franquiciados pueden tener un punto de venta a un coste más asequible y con una financiación integral

Independientemente de su tamaño compacto, en Petit Llaollao se pueden adquirir las tradicionales tarrinas de yogur helado de la casa con los toppings crujientes y salsas. El producto estrella es el yogur artesanal, natural y saludable, que se ofrece en tres tamaños de tarrinas diferentes y toppings  con los que jugar, de manera que cada cliente puede crear sus propias combinaciones,

Con esta nueva apuesta, la compañía pretende llegar a pequeños espacios en zonas comunes (como centros comerciales); además es un formato que ayuda a generar autoempleo. “Permite cubrir las necesidades de algunos candidatos y franquiciados que querían tener un punto de venta de la compañía a un coste más asequible y con una financiación integral”, explica Pedro Espinosa. La apertura de un Petit Llaollao supone “un canon de entrada sensiblemente más económico que el de un establecimiento convencional”.

Desde que comenzase su actividad en 2009, Llaollao ha logrado el apoyo tanto del público como de los emprendedores. Su modelo de negocio llamativo, fácil de gestionar y de alta rentabilidad, es muy atractivo para los franquiciados. Además, su yogur helado es un producto asequible y el modelo de negocio resulta muy versátil y universal, apto para cualquier ciudad y clima. Por último, Llaollao funciona de forma estandarizada y fabrica directamente todos sus productos, lo que garantiza la máxima calidad y una trazabilidad y logística óptimas.

La cadena murciana es actualmente la primera franquicia europea de yogur helado por implantación en el mundo. Cuenta con una red de 224 establecimientos repartidos por todo el mundo; los últimos países en incorporarse han sido Vietnam y Ecuador, con la firma de un acuerdo de masterfranquicia.

¿Interesado en una franquicia Llaollao? Contacta aquí.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario

*