Así es el Barceló Milan, ejemplo de diseño y sostenibilidad

Este espectacular establecimiento de 280 habitaciones y 22 plantas, obra del famoso arquitecto e interiorista italiano Simone Micheli, acaba de inaugurarse oficialmente en un multitudinario evento. Considerado como un oasis dentro de la ciudad de Milán, cuenta con unas avanzadas instalaciones bioenergéticas que lo han convertido en un referente de turismo sostenible.
Habitación del Barceló Milan,

Habitación del Barceló Milan, de corte futurista y líneas orgánicas

En menos de un año abrirá sus puertas la Exposición Internacional de Milán, que tendrá lugar del 1 de mayo al 31 de octubre de 2015 en una de las nuevas zonas de negocio al noroeste de la ciudad. Justo allí, en pleno centro del futuro recinto ferial, se encuentra el Barceló Milan, al que ya se le conoce como “el Hotel de la Expo”, y en el que se alojarán muchos de los mandatarios y de las delegaciones de todo el mundo que asistan a la muestra.

Sin duda uno de los factores que han hecho del Barceló Milan el “Hotel de la Expo” es su carácter ecológico, que coincide plenamente con el lema que presidirá la muestra internacional: “Alimentar el planeta, la energía para la vida”.

Por ello Simoni Micheli ha introducido avanzados sistemas bioenergéticos que lo han convertido en un referente del turismo sostenible. Así, Barceló Milan destaca por la máxima eficiencia energética al adaptar la producción de energía térmica y del aire frío para la climatización a las necesidades reales que el hotel tiene en cada momento, y a la utilización de modernos sistemas de gestión que controlan automáticamente los aires acondicionados y las luces en función de si las habitaciones están ocupadas o no.

Además, el hotel utiliza tecnologías de última generación como la iluminación Led y distintas fuentes de energías renovables, como una planta que genera calor gracias al intercambio de fluidos; la producción der agua caliente sanitaria mediante la recuperación del calor de la condensación;  la recuperación del calor del aire expulsado al exterior y del agua de lluvia, y la implantación de placas solares y fotovoltaicas, entre otras.

Diseño, color y vanguardia italiana

Fachada e interior del hotel

La torre acristalada del hotel y sus vanguardistas interiores, donde la luz y el color juegan un papel clave

El arquitecto y diseñador de interiores Simone Micheli se caracteriza por el empleo de la luz, color, vanguardia y amplitud en sus creaciones. Buena muestra de ello es el Barceló Milan, un 4 estrellas superior destinado principalmente a un cliente ejecutivo. Ocupa un espectacular edificio de 280 habitaciones y 22 plantas, ubicado muy cerca de los conocidos recintos feriales y de los dos aeropuertos de Milán.

La sensación de amplitud y el juego de alturas y de espacios es visible desde el exterior del hotel, una torre acristalada tras cuyos muros se esconde un auténtico oasis de tranquilidad.

Para transmitir esa sensación de relax que acompaña al viajero durante toda su estancia en el Barceló Milan, Simone Micheli juega con distintos elementos como  el uso del color, que combina magistralmente con materiales de primerísima calidad (no en vano los propietarios del hotel son la familia Liuni, dueños a su vez de una de las empresas de revestimientos más importante de Italia); la sabia utilización de la luz, que entra a raudales por sus grandes ventanales, y la creación de espacios a distintas alturas.

El espectacular lobby del hotel

El espectacular lobby del hotel

Ello queda patente especialmente en su llamativo lobby, un lugar perfecto para degustar sofisticadas propuestas del clásico aperitivo italiano.

Otra de las notas características del diseñador italiano es la aplicación de formas ergonómicas que imitan a la naturaleza, creando una sensación de paz y armonía.

El máximo exponente de este aspecto se encuentra en uno de los dos restaurantes que tiene el hotel, que alberga en su interior un pequeño bosque de abedules deshidratados.

Bosque de abedules deshidratados en uno de los restaurantes

Bosque de abedules deshidratados en uno de los restaurantes del hotel

Un diseño muy ‘cool’ es también el utilizado en sus acogedoras habitaciones, de corte futurista, y en su spa de 600 metros cuadrados, que destaca por las grandes ventanas que lo inundan de luz. Desde su piscina de 40 m se puede observar cómo va creciendo el recinto que en menos de un año albergará la Exposición Universal 2015.

El spa, un oasis de relax

El spa, un oasis de relax

El Barceló Milan dispone además de 6 salas multifuncionales que ocupan una superficie de 425 metros cuadrados y tienen una capacidad para hasta 400 personas. En su interior el cliente puede crear experiencias únicas gracias al diseño de eventos a la carta en los que casi todo se puede personalizar: el sonido, el color que ilumina la sala y hasta el aroma que ambientará la celebración.

En régimen de alquiler

Este hotel se incorporaba a la cadena en régimen de alquiler el pasado 1 de diciembre por un plazo de 10 años, ampliable por 5 años más. Se trata del  primer hotel de la cadena en esta ciudad italiana y sexto en el país.

El mercado italiano es considerado como uno de los más interesantes de expansión de Barceló en Europa, que prevé duplicar su tamaño en cinco años creciendo también en el segmento urbano en Centroamérica.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario