Las claves imprescindibles para la digitalización del sector turístico

IMF International Business School presenta un decálogo con las claves para fomentar la digitalización del sector turístico: algo que sólo 1 de cada 4 directivos turísticos españoles reconoce estar implementando, aunque es ya un proceso imparable que ha de verse como una oportunidad.
Chica sacando foto con un móvil

Viajar es una enorme maquinaria de generar historias que luego serán compartidas

Aunque el sector turístico es uno de los que mejor ha sabido aprovechar las posibilidades que brinda el universo digital, aún queda un largo camino por recorrer: sólo el 25% de los directivos turísticos españoles está implementando la digitalización en sus negocios, aunque el 90% reconoce que este proceso será el más importante para el sector en los próximos diez años, según un estudio de la Fundación Orange.

Por eso las empresas y todos los agentes implicados deben conocer a fondo las posibilidades que ofrecen las nuevas herramientas y canales del entorno on-line, así como las tecnologías de la información (TIC); nadie puede quedarse atrás en este proceso. La escuela de negocios IMF International Business School señala cuáles son algunas de las claves imprescindibles para lograr la digitalización de este sector:

1.     Las empresas turísticas deben adaptarse para sobrevivir al entorno mobile. El 24% de las reservas online de viajes en España ya es vía móvil, según Criteo. Ya sea para gestionar billetes de avión, reservas en hoteles o entradas a espectáculos,  los teléfonos inteligentes y tabletas se han convertido en un elemento imprescindible en todas las fases del viaje.

2.     Hoy en día no basta con saber la edad, la procedencia o el sexo de los turistas: hay que conocer sus gustos e intereses para captar su atención y conseguir que repitan. ¿Cómo? Con Big Data – Open Data. Las compañías turísticas deben ser conscientes de la importancia de recoger y analizar toda la información posible de sus clientes para conocerles mejor y así poder adaptarse a sus gustos y su personalidad.

3.     No sólo el comportamiento de los turistas y su proceso de compra han cambiado de forma radical en los últimos años; también lo ha hecho el propio concepto de marketing. Donde antes primaba producto, precio y lugar, ahora se suman las experiencias y las emociones. Hay que apostar por situar al cliente en el centro de cualquier estrategia para ofrecerle comodidades, experiencias únicas e irrepetibles que diferencien al establecimiento del resto, sin obviar, por supuesto, la importancia de invertir en mantener una buena reputación on-line.

No sólo el comportamiento de los turistas y su proceso de compra han cambiado de forma radical; también lo ha hecho el propio concepto de marketing. Donde antes primaba producto, precio y lugar, ahora se suman las experiencias y las emociones

4.     No sólo hay que hacer que los clientes vuelvan: han de compartir su viaje en las redes sociales para que inspiren a otros usuarios a acudir o visitar esos lugares. Publicar experiencias se ha convertido en una parte fundamental del turismo. También las empresas, desde grandes compañías a pymes o startups, utilizan las redes como herramienta de comunicación y fidelización e, incluso, como medio de atención al cliente. En poco tiempo se han multiplicado el número de perfiles orientados a las recomendaciones de viajes de forma mucho más personalizada.

5.     Espejos con conexión bluetooth para reproducir la canción favorita del huésped; poder escoger el aroma de la habitación que más le gusta o la temperatura del jacuzzi… Ese es el nuevo viajero: aquel que elige qué prefiere a través de sus pulseras y relojes inteligentes. El Internet de las cosas ha abierto un abanico inmenso de posibilidades para la optimización de la relación de las empresas turísticas con sus clientes.

6.    Desde hace un tiempo, las compañías tienen que convivir con el crecimiento de la economía colaborativa. En materia de alojamientos, con el fortalecimiento de empresas como Airbnb; en servicios complementarios, con medios de transporte colaborativos como BlaBlaCar o Uber, así como con nuevas formas de hacer turismo como trip4real. La industria del turismo tiene que conocer e integrar estos nuevos modelos de negocio “Peer to Peer”.

El proceso de digitalización también afecta a las distintas localizaciones, que se convierten en destinos inteligentes, accesibles a todos y que facilitan la interacción e integración del visitante con el entorno y del propio residente

7.     El año pasado abría sus puertas en Japón el primer hotel gestionado casi exclusivamente por robots. La inteligencia artificial ha hecho posible que éstos lleven a cabo la limpieza y el servicio de habitaciones o la recepción de los nuevos huéspedes. Un nuevo universo mucho más cercano de lo que muchos puedan pensar.

8.     El proceso de digitalización también afecta a las distintas localizaciones, que se convierten en destinos inteligentes, accesibles a todos y que facilitan la interacción e integración del visitante con el entorno y del propio residente. Un ejemplo de ello, es la apuesta de cada vez más localidades por ofrecer redes wifi gratuitas.

9.     En los últimos años han surgido un gran número de nuevas apps, gracias a las cuales los viajeros pueden despreocuparse hasta de pensar qué meter en su maleta o de planificar al detalle todo el viaje seleccionando sólo los intereses y el tiempo del que disponen.

10.  Por último, la escucha activa de los clientes, a través de la respuesta a comentarios en la propia webs, páginas externas con millones de opiniones diarias y comentarios al mes o a través de los distintos perfiles sociales. Cualquier canal es válido para establecer un feedback con los viajeros y resolver las dudas o problemas que planteen lo antes posible.

Infografía con las claves de la transformación digital

 

Una oportunidad de desarrollo

La digitalización es un proceso imparable que afecta de manera importante al sector turístico y una oportunidad única para el desarrollo de la industria turística española: esta fue una de las conclusiones de la jornada sobre transformación digital celebrada recientemente en Sevilla y en la que participó IMF International Business School. 

La formación continua es uno de los ejes fundamentales para seguir al día en la transformación digital.  “Los tiempos que vivimos nos demuestran la necesidad de seguir actualizando nuestros conocimientos de forma especializada a lo largo de toda la vida”, señala Carlos Martínez, CEO de IMF International Business School. “El desafío es grande, al igual que la recompensa: seguir siendo actores protagonistas del mundo que viene”.

Por esta razón, desde la escuela han creado un área especializada en el sector del Turismo y el Ocio que tiene su origen en un MBA en Dirección de Empresas Turísticas. Este máster se centra en la economías digital y los aspectos socioculturales del turismo, el turismo cultural y la “economía naranja” (también conocida como industria creativa), así como en el desarrollo de nuevos modelos de gestión y su impacto en el futuro.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario

*