Whisky + ginger ale: nueva tendencia en combinados

¿Comienza el fin del reinado del todopoderoso gin-tonic? Una moda emergente en coctelería es la del whisky con ginger ale, que está presentando Schweppes en toda España de la mano de sus maestros bartenders.
El Ginger Ale premium de Schweppes

El Ginger Ale premium de Schweppes ofrece múltiples posibilidades en coctelería

El mundo de la mixología sigue innovando, y una de las tendencias más punteras es el resurgir del ginger ale como mezcla perfecta para espirituosos oscuros como el whisky, en pleno auge de consumo. Consciente de ello, Schweppes presenta su mixer Ginger Ale, que con su frescura cítrica, sus matices complejos y su atractivo color dorado ilumina y da vida a destilados como el whisky.

La firma de refrescos ya lanzó, en plena fiebre del gin-tonic, una gama de tónicas premium de sabores ideadas para combinar con distintas  ginebras. Ahora, con el nuevo Schweppes Ginger Ale, pretende potenciar los combinados con destilados oscuros.

Este ginger ale es un mixer que revela en nariz inconfundibles aromas a jengibre, con sutiles notas ahumadas que recuerdan a la turba con que se elabora el whisky de malta, potenciando, sin enmascarar, las cualidades del destilado escocés.

En boca ofrece el toque terroso de los destilados envejecidos en barrica (como el whisky escocés, el whisky irlandés o el bourbon) y tenues notas dulces que recuerdan a los whiskies de las Highlands.

En la fase final, Schweppes Ginger Ale presenta un ligero sabor picante que aviva la copa y una frescura cítrica a jengibre que matiza y suaviza, sin ocultar, la complejidad de los destilados con madera, haciéndolos mucho más refrescantes y acercándolos a un target de público que no es tradicionalmente consumidor de whisky. Todo ello con la burbuja fina y duradera de Schweppes, que mantiene inalterable el combinado a lo largo de su degustación, y con un atractivo tono dorado que baña la copa de luz.

En definitiva, el nuevo ginger ale de Schweppes es un mixer intenso y con una rica gama aromática capaz de iluminar y da vida a los combinados a base de whisky.

Ginger Ale de Schweppes

La frescura cítrica de Schweppes Ginger Ale matiza y suaviza, sin ocultar, la complejidad del whisky

El perfect serve

En una reciente presentación de este mixer en Bilbao, la Mixing Master de Schweppes Nagore Arregui, propietaria y bartender de una de las coctelerías de referencia en Pamplona, SHH! by Co&Co, explicó la historia y de la evolución del whisky con ginger ale, ofreció una cata maridada y reveló el perfect serve de este combinado, un sencillo ritual de servicio que consiste en introducir 4 o 5 hielos gruesos en una copa alta, de boca ancha y gran capacidad, y removerlos con la cuchara imperial en sentido de las agujas del reloj durante 10 segundos para enfriar el cristal.

Tras eliminar el agua sobrante, se vierten unos 5 centilitros de whisky previamente atemperado; se aromatiza el borde de la copa con un twist de lima, y se introduce éste en el interior de la copa para que vaya desprendiendo sus aromas. Después, se sirve el ginger ale bien frío (a una temperatura de entre 4 y 6º C) y lentamente, ayudándonos con la cuchara imperial para preservar la burbuja.

Para finalizar, se remueve la mezcla con un solo toque de arriba abajo con la cuchara, y basta con esperar 30 segundos para que se fundan todos los ingredientes.

 

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario