La espectacular cocktail station del hotel Akelarre de Pedro Subijana

Cocktail station, barra al aire libre, kiosco de cócteles… independientemente de cómo quiera llamarse, esta caprichosa creación móvil y funcional del estudio Mecanismo para el hotel Akelarre de Pedro Subijana se va a convertir en objeto de deseo de muchos hosteleros.

Hace un año abría sus puertas el hotel Akelarre, con el que el chef Pedro Subijana ha visto cumplido uno de sus sueños: ofrecer una experiencia de alojamiento único junto a su restaurante con 3 estrellas Michelin en las afueras de San Sebastián.

Este hotel de cinco estrellas que mira al Cantábrico luce un espectacular interiorismo realizado por Mecanismo, el estudio de Marta Urtasun y Pedro Rica, que presentan ahora la barra diseñada para la oferta de coctelería en la terraza.

La barra de cócteles situada en la terraza del hotel Akelarre

Así de espectacular ha quedado la barra de cócteles situada en la terraza del hotel Akelarre. Es una pieza móvil y prefabricada, que se ha instalado sin obras

Subijana les encargó el diseño de una barra de bar con cubrición para poder preparar y servir cócteles y bebidas singulares en la terraza del hotel.

Desde el primer momento los interioristas tuvieron que se trataría de una pieza móvil, que pudiera llegar y “posarse” en la terraza sin necesidad de ningún tipo de obra ni interferir en el funcionamiento del hotel o del restaurante.

Para su diseño se inspiraron en los aviones, cuyos interiores están aprovechados al milímetro, en los que todo se articula a la perfección y que incorporan los diseños aerodinámicos más novedosos, además de funcionar en las condiciones más desfavorables.

A partir de ahí,  propusieron un volumen de contorno curvilíneo formado en todo su perímetro por una estructura metálica ligera revestida por una envolvente aislante e impermeable, conformada por paneles sándwich curvados y machihembrados entre sí, que hacen del interior un espacio completamente aislado de la intemperie.

La cocktail station del hotel Akelarre, abierta y cerrada

Cuando el portón está cerrado queda completamente integrado. El aspecto oscuro hacia el exterior de la estación contrasta con el interior resplandeciente y luminoso en acero dorado

El resultado es un elemento prefabricado, resistente a la inestable climatología vasca, funcional, atractivo y que encaja a la perfección allí donde se instala.

La relación entre el interior y el exterior se realiza mediante la apertura de la propia piel curvada que se convierte en un gran portón. Mediante un  complejo sistema de rotación desplazada, el portón pivota en horizontal y se convierte en una visera que cubre el espacio en el que se ubica la barra de servicio.

Cuando el portón está cerrado queda completamente integrado formando parte del conjunto y completa el volumen de la pieza, cuyo aspecto oscuro hacia el exterior contrasta de forma llamativa con el interior resplandeciente y luminoso realizado en acero dorado.

La barra de cócteles o cocktail station del hotel Akelarre

Cuando está abierta. la barra de cócteles es un punto de luz que atrae todas las miradas

En el interior surgen de manera integrada todo el mobiliario y los elementos necesarios para hacer totalmente funcional el espacio (almacenaje, barra, expositores…), todo ello realizado mediante chapa plegada de acero dorado, enfatizada mediante la proyección de diferentes fuentes de luz que bañan todas las superficies.

El contraste entre el llamativo interior y la sobriedad exterior permite que la estación no destaque demasiado cuando está cerrada, convirtiéndose en una pieza hermética e inaccesible; pero cuando se abre y pone en funcionamiento se transforma en un foco luminoso y llamativo que atrae todas las miradas.

¿Interesado? Contacta con Mecanismo en el tel. +34 915 776 120madrid@mecanismo.org

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario