Los nuevos proyectos de cinco grandes chefs

¿Quieres conocer los nuevos proyectos de grandes chefs como Manolo de la Osa, Fina Puigdevall, Paco Pérez, Ricard Camarena y Martín Berasategui?
Manolo de la Osa se traslada a Madrid, donde abrirá Adunia
Manolo de la Osa

Manolo de la Osa da el salto a Madrid

El reconocido chef de Las Pedroñeras (Cuenca), que cerraba recientemente su emblemático restaurante Las Rejas, con una estrella Michelin desde hace 22 años, da el salto a Madrid, donde ya han arrancado las obras del que será su nuevo proyecto: Adunia. No abandona del todo su amada Cuenca, ya que en continuará abierta la taberna gastronómica de Las Rejas.

Adunia significa “en abundancia”, un término muy manchego que se cita en El Quijote y con el que se identifica la cocina de Manolo de la Osa, plena de sabor y de rotundas raíces manchegas, aunque abierta al mundo.

El nuevo espacio en la capital de Manolo de la Osa, cuya apertura está prevista en septiembre, contará con dos conceptos diferentes: uno de cocina más informal y tapeo, en la planta superior, que albergará también la cocina, abierta, y un restaurante gastronómico en la planta baja.

El chef manchego buscará en Adunia el contacto con el comensal, al que ofrecerá un menú de raíces manchegas con influencias del mundo y con su característica técnica impecable. No faltarán productos icónicos de su cocina, como el ajo de Las Pedroñeras, al que dado el reconocimiento gastronómico que merece, ni emblemáticos platos manchegos como el morteruelo, el pisto o las migas, todos con su personalísima interpretación.

Manolo de la Osa ha tenido hasta ahora 1 estrella Michelin en su restaurante Las Rejas y consiguió otra estrella en tiempo récord en Ars Natura, dentro de lo que actualmente es el Museo Paleontológico de Cuenca, que mantuvo hasta el cierre de este Centro de Interpretación de la Naturaleza.

 

Fina Puigdevall lleva su cocina al Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC)
Situado en Montjuic, el MNAC ofrece unas vistas privilegiadas de Barcelona

Situado en Montjuic, el MNAC ofrece unas vistas privilegiadas de Barcelona

En mayo del año pasado su premiado restaurante Les Cols, en Olot, cumplía 25 años, lo que no ha impedido que la cocinara catalana haya iniciado nuevos proyectos, asumiendo la asesoría gastronómica de dos grandes establecimientos. Hace un año tomaba las riendas culinarias del hotel de lujo ampurdanés Mas de Torrent, y ahora asume también las del Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), para lo que se ha asociado con la empresa de cátering Vilaplana.

La propuesta de Fina Puigdevall ya puede degustarse en restaurante Òleum del museo barcelonés y se articula en torno a dos menús degustación, que homenajean al arte románico y al modernismo, las dos corrientes artísticas que se exhiben en el edificio. También podrán pedirse platos sueltos: todos se inspiran en las obras expuestas en el recinto.

El restaurante Òleum se encuentra en el antiguo Salón del Trono del Palau Nacional, tiene capacidad para 140 comensales y ofrece espléndidas vistas de Barcelona desde Montjuic.

En el restaurante no faltan detalles nostálgicos como el carrito de vermuts, que se contraponen a las tabletas digitales que se ofrecen a los comensales para ver con detalle cada plato junto a la obra que lo inspira, formando un conjunto de exquisita belleza.

 

Paco Pérez abre el Bao Bar

Es la primera la primera taberna de Barcelona especializada en baos de autor, y el chef del biestrellado Miramar la define como “una taberna informal para divertirse en la mesa, pero muy seria en cocina”. Paco Pérez se suma así a la moda de lo casual-gourmet y opta por un producto todavía desconocido para muchos, el bao, pero en pleno auge: es un tipo bollo cocinado al vapor, relleno de diferentes ingredientes y muy popular en las calles de Taiwan y Filipinas.

Bao y vaporera de Bao Bar

Bao y vaporera de Bao Bar

Los bao de Paco Pérez son artesanales, elaborados con harinas asiáticas y masa madre, y rellenos de delicias ibéricas en su interior: buey de mar, wagyu, cerdo ibérico torta del Casar, panceta, chipirón… en exquisitas combinaciones.

Aparte de los variados baos, en la carta hay entrantes para compartir y brochetas, y merecen la pena los postres, a base de helados soft caseros, y la originalísima oferta de bebidas, con batidos, limonadas, cervezas, vinos y sakes. Todo, rico, ligero y sano, muy en la onda actual.

El cuidado interiorismo, obra de Esther Rovira e inspirado en las izakayas o tabernas japonesas y los mercados nocturnos asiáticos, invita a compartir y al picoteo informal. La cocina abierta se codea con la barra de cervezas. La vaporera de bambú en la que se elaboran los baos es el absoluto símbolo del local. El bambú, las maderas claras y las mesas largas crean un ambiente divertido e informal.

Bao Bar, una decidida apuesta por el casual food de calidad a precios asequibles, se encuentra en el barrio barcelonés de Sarrià – Sant Gervasi y se suma a los otros locales que dirige Paco Pérez: el gastronómico Miramar, L’Enoteca, Cinco, L’Eggs y La Royale.

 

Ricard Camarena trasladará su restaurante al centro Bombas Gens

El inquieto chef Ricard Camarena anunciaba recientemente el traslado de su restaurante gastronómico al complejo BombasGens Centre d’Art, en la primavera de 2017.

El complejo BombasGens Centre d’Ar

El complejo BombasGens Centre d’Art, que albergará el restaurante Ricard Camarena

El complejo estará gestionado por la fundación Fundació per Amor a l’Art y se inaugurará entre febrero y marzo de 2017. En su interior albergará el restaurante gastronómico de Camarena, que tendrá una superficie útil de más de 500 metros cuadrados y una zona ajardinada de más de 200 metros. “Será seis veces más grande que el restaurante actual y contará con luz natural, algo que añorábamos”, explica el cocinero. Y aunque comparta espacio con el complejo de arte, tendrá un funcionamiento totalmente autónomo e independiente.

El cambio de emplazamiento se debe, sobre todo, “al espacio y al proyecto que se va a desarrollar allí”, explica el chef. “Para nosotros será simbiótico y es importante estar al lado de en una iniciativa como la que va a desarrollar la Fundación per Amor a l’Art y que va a dar tanto a la ciudad. Es un espacio inmejorable y una gran oportunidad”.

Camarena señala que “experiencialmente necesitamos hacer más cosas al margen de un menú degustación. El cuerpo nos pide ser creativos y este espacio nos lo va a permitir”. El futuro Ricard Camarena Restaurant tendrá una capacidad para 32 comensales por servicio.

El primer restaurante gastronómico que abrió Ricard Camarena en Valencia fue Arrop en 2009, con el que revalidó su estrella Michelin. Tres años después lo cerró y en julio de 2012 inauguró Ricard Camarena Restaurant, en el que volvió a conseguir la estrella y que dará el salto del barrio de Ruzafa a Marxalenes, en las instalaciones de una antigua fábrica de bombas hidráulicas: Bombas Gens.

El edificio de 1930, de estilo Art Decó industrial, acogerá a partir de 2017 las actividades de la Fundació Per Amor a l’Art, que lo gestionará con el objetivo de darle contenido social, con un centro de día y de atención socioeducativa; cultural, con varias colecciones de arte contemporáneo, y de investigación médica de la enfermedad de Wilson.

 

Txoko, lo nuevo de Martín Berasategui en Tenerife

Restaurante Txoko en el hotel Abama

El look en madera, cálido y actual, rel restaurante Txoko

“Un templo de la materia prima, un lugar de encuentro con las personas con las que queremos compartir ratos inolvidables”. Así define el imparable chef guipuzcoano su nuevo restaurante, Txoko, situado en el lujoso hotel The Ritz-Carlton Abama (Tenerife) y donde ofrece un concepto de comida tradicional influenciada por las nuevas tendencias.

Junto con su mano derecha y chef Erlantz Gorostiza, que está al frente de los fogones del nuevo restaurante, Berasategui ha querido recoger en Txoko la filosofía de la gastronomía y hospitalidad vascas. “Un txoko es un lugar donde se cocina para la familia y los amigos”, dice el chef. “Gracias a este nuevo restaurante puedo tener uno tras 40 años en esta bonita profesión. Txoko me recuerda a mis orígenes, al Bodegón de Alejandro, la casa de comidas que tenía mi familia y donde me crié¨.

Así, el gusto por las recetas tradicionales vascas que Martín Berasategui cocinaba en su restaurante familiar, adquiere en Txoko el mayor protagonismo, pero adaptándolas a los nuevos tiempos. No faltan los productos de mar, verduras frescas y carne gallega de la calidad más selecta para ser elaborada en la brasa.

La decoración sigue el espíritu del txoko vasco, con madera de nogal y mesas corridas en las que reunirse con los todos los seres queridos. No falta la tradicional barra de pintxos, y la bodega acristalada ocupa un lugar destacado.

Un auténtico txoko vasco en Tenerife, cuya benigna climatología permite convertir el jardín en un porche tipo invernadero con decoración hogareña y un acogedor ambiente para sentirse como en casa.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario