Los retos de la transformación digital en la restauración

La digitalización está cambiando la restauración en todos sus procesos, tanto internos como de cara a los clientes. La forma de aprovisionarse, de procesar y conservar los alimentos, de gestionar las cuentas, de rentabilizar los negocios, de tomar decisiones y de crear experiencias atractivas para los comensales, ya están ligadas a herramientas de base tecnológica. ¿Cuáles son los retos de la transformación digital en la restauración?

Descubrirlos, y anticiparse a su impacto, es el objetivo del “Estudio de la digitalización en el sector de la restauración. Percepciones y actitudes ante la transformación digital”, elaborado por Basque Culinary Center y TechFood Consult y en el que han participado propietarios, gerentes y responsables de negocios de restauración de todo tipo, restaurantes independientes, cadenas  y franquicias. La primera conclusión es clara: un 83% de los participantes considera que la tecnología importante para su negocio.

mesa - restaurante - comida - profesionalhoreca

La digitalización es una revolución que ha llegado al restaurante para quedarse

Estas, según el estudio, son las claves de la digitalización en la restauración:

1. Los retos principales son fidelizar al cliente, cada día menos fiel y más exigente; y formar al empleado (también en habilidades digitales) al que hay que preparar, pero también motivar … y fidelizar.

2. Objetivos estratégicos de negocio: la búsqueda de experiencias innovadoras y diferentes, y mejorar la fidelización e interacción con los clientes, se acercan cada vez más a los tradicionales objetivos de ventas y márgenes.

3. La digitalización es clave para afrontar los desafíos de crecimiento del concentración empresarial, fidelización del cliente y profesionalización del personal.

Los retos principales para los restaurantes son fidelizar al cliente, cada día menos fiel y más exigente; y formar al empleado (también en habilidades digitales) al que hay que preparar, pero también motivar … y fidelizar

4. Control operativo y financiero: Hay interés por controlar más áreas estratégicas o la planificación del negocio: análisis de la productividad, ingeniería de menús, elaboración de presupuestos y previsiones de ventas.

5. El Top 5 de herramientas tecnológicas más utilizadas pertenece al front office, con el TPV y la wifi en cabeza. En el área de back office, las más populares son herramientas para la gestión de inventario, compras y y proveedores.

6. El pago con el móvil, camino de la comodity: ya está presente en el 50% de los establecimiento, y el 40% planea implantarlo a corto plazo. Será así una de las tecnologías de más rápida implantación.

7. La tecnología para fidelizar convence más a la restauración organizada. Entre los independientes, hay división entre un interés fuerte por los que no han probado, y los que no desean seguir invirtiendo.

8. El sector demanda herramientas diseñadas específicamente para el negocio de restauración; integración y compatibilidad para facilitar el intercambio de datos; acompañamiento en el proceso como socios tecnológicos.

El sector demanda herramientas diseñadas específicamente para el negocio de restauración; integración y compatibilidad para facilitar el intercambio de datos; acompañamiento en el proceso como socios tecnológicos

9. Barreras para la digitalización: junto a la falta de recursos, aparece la formación, la dificultad para medir el ROI, el reto para escalar soluciones, y los factores humanos como la resistencia al cambio.

10. Más inversión: el rango medio de inversión se sitúa mayoritariamente en las franjas entre el 1-2% y el 3-4% de la facturación. La mitad de los encuestados prevén aumentar su inversión el próximo año.

11. La inversión digital pasa por el pago móvil, las plataformas para escandallos; gestión inventario, compras y proveedores; sistemas de fidelización; analítica de negocio o gestión de la merma y el desperdicio.

12. El futuro apunta al Big Data: los restauradores apuestan por sistemas para conocer mejor al cliente; para diagnosticar los problemas del negocio y proponer soluciones; o para predecir la demanda y las tendencias.

El futuro apunta al Big Data: los restauradores apuestan por sistemas para conocer mejor al cliente; para diagnosticar los problemas del negocio y proponer soluciones; o para predecir la demanda y las tendencias

La digitalización ha llegado para quedarse

“La transformación digital ha generado una nueva revolución industrial que está afectando también a la restauración y a la gastronomía”, señala el director de Basque Culinary Center, Joxe Mari Aizega. “Sin duda, esta “cuarta revolución industrial” ha llegado para quedarse y el sector gastronómico debe sumarse a ella. El objetivo de este estudio es el de facilitar y catalizar este proceso de adaptación progresivo y para ello, detectar la realidad del sector de la restauración y conocer su visión de futuro se vuelve imprescindible”.

Por su parte Beatriz Romanos, fundadora de TechFood Consult y directora del proyecto, explica la incorporación de herramientas digitales en el día a día del negocio de restauración ayuda a entender, de verdad y en tiempo real, lo que quiere el cliente y a identificar el momento adecuado para modificar cualquier elemento del negocio. “Con herramientas digitales, es posible automatizar muchos de estos procesos y ganar en agilidad y eficiencia”, señala.

Beatriz Romanos: “En el restaurante es posible automatizar múltiples procedimientos de las operaciones diarias que roban tiempo: desde entrada y registro de pedidos, albaranes, hasta el manejo de los turnos de personal. Es posible automatizar la interacción “personalizada” con nuestros clientes. Y lo que es más importante, esa automatización va a proporcionar una información valiosísima para tomar decisiones basadas en evidencias”

“En un mundo en el que hay más de 11 millones de comentarios diarios sobre restaurantes, es posible automatizar la escucha de esa ingente cantidad de información, para descubrir qué se está haciendo bien o mal, o cuáles son las tendencias que vienen. Es posible automatizar múltiples procedimientos de las operaciones diarias que roban tiempo: desde entrada y registro de pedidos, albaranes, hasta el manejo de los turnos de personal. Es posible automatizar la interacción “personalizada” con nuestros clientes. Y lo que es más importante, esa automatización va a proporcionar una información valiosísima para tomar decisiones basadas en evidencias“, añade la responsable del estudio.

Para Beatriz Romanos la digitalización, aplicada a toda la cadena de valor de un negocio de restauración, “es una oportunidad para alcanzar los objetivos estratégicos de forma más eficiente y de ganar la capacidad de adaptarse a ese nuevo tipo de cliente más exigente y menos leal, y de anticiparse a las tendencias cambiantes. Lograrlo no es solo una cuestión de añadir aparatos o tecnologías, sino de entender el beneficio e impacto en el negocio, y que cada tipo de negocio seleccione aquello que se adapta mejor a su situación y objetivos”.

El estudio ha contado con la colaboración de HIP (Horeca Professional Expo), Marcas de Restauración y Diego Coquillat.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario