La Ramona, nueva franquicia de cervecerías

La cadena de cervecerías La Ramona, con dos establecimientos en Toledo y Aranjuez, comienza su expansión nacional mediante franquicias, con el objetivo de abrir tres establecimientos antes de que finalice el año.

El concepto de cervecería de La Ramona aúna modernidad e innovación en un ambiente de diversión.

Fachada de un local La Ramona

Fachada de un local La Ramona, con un look joven y desenfadado

La idea surgió en 2013 de la mano de dos toledanos emprendedores y tras varios años realizando mejoras en sus dos locales operativos en Toledo y Aranjuez se ha llegado hasta lo que es hoy en día La Ramona.

A la amplia oferta de productos con precios asequibles, fruto de los acuerdos de la central con primeras marcas, se le suma una decoración y ambientación atractivas, y el servicio de un equipo de profesionales joven y dinámico.

“El cliente acude a nuestros establecimientos por el atractivo de la oferta en su conjunto (ambientación, noche, gastronomía, calidad, originalidad, precio…)”, explican sus responsables. “Todo ello da lugar a una experiencia de compra que obliga repetir“.

Una mezcla de características capaces de atraer a un público muy variopinto: desde jóvenes que se reúnen en grupo para comer divertirse y beber cerveza a cualquier hora, todos los días de la semana, hasta un cliente con mayor poder adquisitivo y un gusto más refinado, que suele salir con la familia o amigos, a comer o cenar de una manera informal, pero sin descuidar su economía, y amante de los gin-tonics y combinados de moda.

Loca La Ramona y cubo de cerveza

Los cubos de cerveza son uno de los productos típicos de La Ramona

Una opción para emprendedores

La empresa ha decidido comenzar a franquiciar con un modelo de negocio muy sencillo de operar y gestionar. Es por ello por lo que el perfil de emprendedores para esta se adapta tanto a inversores como a personas que busquen gestionar su negocio como propio empleo. Se presenta un modelo de negocio con amplias ventajas para el franquiciado, con locales asequibles y atractivos que generan una alta rentabilidad.

La inversión necesaria para poner en funcionamiento un restaurante es a partir de 70.000 euros para locales con un mínimo de 100 metros cuadrados, ubicados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.

¿Por qué elegir La Ramona?

  • Es un modelo de negocio demostrado, avalado por varios locales de éxito.
  • Ofrece un producto de sencilla elaboración, fácil comercialización, apto para todos los públicos y bolsillos.
  • Red de proveedores consolidada para los franquiciados, con productos exclusivos.
  • Escasa estructura de personal
  • Plan de formación continuada, seguimiento y apoyo por parte de la central

¿Interesado en el modelo de negocio de La Ramona? Contacta aquí

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario