El fenómeno de la saturación turística en Venecia, Berlín y Barcelona

Claudio Milano, profesor del grupo de investigación interdisciplinar GRIT-Ostelea, presenta el informe “Overtourism y turismofobia: tendencias globales y contextos locales”, confeccionado a partir del análisis de los casos concretos de estas tres ciudades europeas.

Los términos ‘overtourism’ y ‘turismofobia‘ surgen y están directamente relacionados con la creciente evolución de las prácticas poco sostenibles del turismo masivo y que llevan consigo la congestión del espacio público en las ciudades; el aumento de los precios de la vivienda, y la pérdida de poder adquisitivo por parte de los residentes. La saturación turística se vuelve, así, un problema para todos los agentes que participan directa e indirectamente en esta industria: los agentes públicos, las empresas privadas, los turistas y los residentes.

Entre todos los destinos europeos que sufren los efectos del overtourism, Venecia, Berlín y Barcelona han mostrado, en los últimos tiempos, su creciente malestar hacia la presión turística que reciben y, por eso, sirven como ejemplos para ilustrar el fenómeno de la saturación turística.

saturación turística

Gráfico realizado por Ostelea, School of Tourism & Hospitality

Venecia y Berlín, “víctimas” de los cruceristas y los turistas urbanos

Venecia sufre directamente la congestión turística debido al aumento de excursionistas de turismo de crucero. Tanto es así que, en un solo año, del 2013 al 2014, la ciudad metropolitana de Venecia pasó de recibir 33.938.624 millones de excursionistas a 34.051.434 millones. Cabe destacar, además, que el centro histórico de Venecia, que representa la parte más visitada de la ciudad, de 2001 a 2015 ha perdido 10.000 habitantes y, en la actualidad, apenas cuenta con 55.583 residentes.

Respecto a Berlín, la ciudad alemana está experimentando en la actualidad el auge del turismo masivo y parte de lo que puede llamarse un “nuevo turismo urbano”, que muestra una preferencia por las áreas ‘auténticas’ y por la participación de la experiencia de vivir la ciudad. Por tercera vez consecutiva, el número de pernoctaciones turísticas superó los 10 millones en 2016. Todo ello ha tenido como consecuencia la gentrificación de determinados barrios y el incremento vertiginoso de los precios de las viviendas.

El caso barcelonés

La situación actual de malestar en torno a la actividad turística en Barcelona es debida, sin duda, al constante crecimiento del número de visitantes que recibe la ciudad. De hecho, en 2016 se ha registrado y se ha sobrepasado el límite de 9 millones de turistas que han pernoctado alguna noche en la ciudad, según los datos proporcionados por Barcelona Turisme. A esta cifra habría que añadir los 30 millones de personas –excursionistas, cruceristas, etc.– que se estima que en el último año han visitado la capital catalana aunque no hayan pasado la noche allí.

Junto a la evolución y al aumento de turistas en Barcelona, se registra también el constante incremento de hoteles. Así, en las últimas tres décadas, la cifra de establecimientos hoteleros se ha incrementado vertiginosamente pasando de 118 en el año 1990 a 408 en el año 2016. En cuanto al número de plazas de alojamiento, que toma en cuenta las plazas disponibles en hoteles, apartamentos turísticos, albergues, pensiones, hostales, viviendas de uso turístico, campings y alojamientos en turismo rural, ha experimentado también un incremento considerable pasando de las 18.569 en 1990 hasta las 67.640 en 2017.

saturación turística

Gráfico realizado por Ostelea, School of Tourism & Hospitality

En este contexto, uno de los elementos que ha generado mayor malestar respecto al desarrollo turístico tiene una relación directa con la aparición de las plataformas que ofertan apartamentos turísticos y que ha traído consigo un aumento de los precios de la vivienda y de los alquileres, provocando un desplazamiento o exclusión del vecino local. Estas y otras circunstancias han hecho que el turismo haya sido identificado como el problema más grave en la ciudad por los propios residentes, en el último Barómetro Semestral de Barcelona, publicado el pasado mes de junio.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario