Buenas perspectivas de los empresarios turísticos para 2018

Tras un excelente 2017, en el que PIB turístico español ha crecido un +4,4% y se han creado 77.501 nuevos empleos en el sector, los empresarios turísticos anticipan para este año un generalizado crecimiento en sus ventas (+5,6%) y resultados (+5,3%), si bien algo inferiores a los alcanzados en 2017.

Tras un 2017 de récord, los empresarios turísticos agrupados en Exceltur auguran también buenos resultados para 2018, y prevén un aumento tanto de sus ventas (+5,6%) como de resultados (+5,3%), cifras, no obstante, algo inferiores a las de 2017, según señala el último informe de valoración turística empresarial de esta entidad.

Habitación de hotel urbano

Los hoteles urbanos son el segmento con más perspectivas de crecimiento en 2018

Por segmentos, los establecimientos urbanos (+6,2% en resultados), junto a museos y monumentos de relevancia internacional y parques de ocio (+7,1%), son los que mejores expectativas presentan para 2018, frente a las de las empresas de alquiler de coches (+3,9%), las agencias de viajes (+5,0%) y los hoteles vacacionales de la costa (+5,0%).

A los buenos resultados que se prevén lograr este año contribuyen fundamentalmente, según los empresarios turísticos españoles, las favorables perspectivas de crecimiento económico en los principales países europeos de la Unión Monetaria y el aumento de la conectividad aérea por la bajada de las tasas aeroportuarias y la contención de los precios del petróleo.

En este contexto, los empresarios agrupados en Exceltur esperan que el PIB turístico crezca un +3,3% en 2018, un año más por encima de la media de la economía española (estimada en un +2,4%), aunque a un ritmo más moderado que en los dos últimos años, matizan, “en consonancia con los fundamentos macroeconómicos y ante la previsible pérdida gradual del flujo de turistas “prestados” del que nos venimos favoreciendo hace años”.

Los empresarios prevén que el PIB turístico crezca un +3,3% en 2018, por encima de la media de la economía española aunque a un ritmo más moderado que en los dos últimos años por los fundamentos macroeconómicos y ante la previsible pérdida gradual de turistas “prestados”  de destinos competidores en sol y playa

La cuestión catalana afecta directamente a los resultados turísticos. La previsión de crecimiento del 3,3 % se basa en una moderación, a partir del segundo trimestre del 2018, de los efectos de la inestabilidad en Cataluña en el cuarto trimestre trimestre de 2017. “Si dicha moderación no se produjera y se replicara un escenario de tensión similar al observado entre los meses de octubre y diciembre de 2017 en Cataluña, la actividad turística podría llegar a caer en Cataluña unos 924 millones de euros, lo que reduciría en 0,5 puntos el crecimiento del conjunto del sector turístico español, para 2018, dejándolo en un 2,8%”, advierten desde Exceltur.

Un 2017 “excelente” para el turismo español

El turismo español ha cerrado un excelente 2017 a pesar de las adversidades (atentados, huelga de aeropuerto de El Prat, inestabilidad política en Cataluña, etc.); el PIB turístico ha crecido un +4,4% en el conjunto del año y se han creado 77.501 nuevos empleos.

Unos resultados que encadenan 8 años con un crecimiento superior al del conjunto de la economía española y elevan su participación en el PIB hasta el 11,5%. El turismo ha generado 134 mil millones de actividad en 2017, lo que le convierten en el principal sector impulsor del crecimiento económico y la creación de empleo en España.

Turistas en una playa

El gran impulsor del crecimiento del turismo en España en 2017 ha sido la demanda turística extranjera

El gran impulsor del crecimiento del turismo en España durante 2017 ha sido la demanda turística extranjera, que según Exceltur ha generado cerca de  60,3 mil millones de euros de ingresos que revierten a España (+10,4%). Además crece (+1,5%) en el ingreso medio por turista extranjero, gracias al notable aumento de los mercados de mayor gasto (americanos +15,6%, rusos +18,7%, asiáticos +7,8% y latinoamericanos +20,4%). A ello contribuye el incremento de la conectividad aérea, el aumento de los precios por el reposicionamiento de producto y la mayor demanda y el buen comportamiento en los 9 primeros meses del año del turista de negocios (+8,1% en pernoctaciones y +2,4% en gasto).

Por su parte, la demanda española crece en sus viajes al exterior (12,9%) ante el abaratamiento del transporte, principalmente aéreo para viajar fuera, si bien dentro de España, lo hace en los productos y destinos de menor precio (apartamentos +6,9%, campings +7,0%. turismo rural +7,4% y viviendas en alquiler +9,8%), dado el desbordante aumento del turismo extranjero en España, con la consecuente presión al alza de los precios.

El turismo ha generado 134.000 millones de actividad en 2017, lo que le convierten en el principal sector impulsor del crecimiento económico y la creación de empleo en España. Ya supone el 11,5% del PIB

El gran año turístico 2017 se traduce en aumentos generalizados e intensos en las ventas (+6,9%) y los resultados (+6,3%) del conjunto de las empresas turísticas españolas. Las empresas de ocio (parques de ocios, museos, monumentos y campos de golf) son las que alcanzan un mayor aumento en sus resultados (+8,1%), equiparables a la mejoría de los hoteles urbanos (+8,0%).

Por destinos, Madrid lidera los resultados empresariales en 2017, con un crecimiento del +10,2%. En los de costa, las empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia experimentan el mayor aumento en los resultados (+6,2%), seguido de Baleares, que vuelve a mejorar (+4,8%). En las comunidades de la España Verde, Galicia registra un notable crecimiento en el agregado del 2017 (4,8%), al igual que Cantabria (+7,7%) y en las de interior destacan Navarra (+7,8%), Extremadura (+5,3%) y Castilla y León (+5,2%), según los datos recogidos por la encuesta de Clima Turístico Empresarial realizada por Exceltur.

Los puntos negativos: inestabilidad en Cataluña, desaceleración y turismofobia

Pese a los excelentes resultados turísticos en 2017, los empresarios advierten que la situación de inestabilidad política en Cataluña ha detraído 0,3 p.p. del crecimiento del PIB turístico español en 2017 (0,7 décimas en el cuarto trimestre), lo que supone una pérdida total de 319 millones de euros de actividad turística en el período octubre-diciembre de 2017, concentrados principalmente en la ciudad de Barcelona.

La actividad turística se ha desacelerado en el cuarto trimestre de 2017 por la inestabilidad en Cataluña, la caída de los viajeros de negocios y la recuperación de los principales mercados competidores de España del segmento del sol y playa

El crecimiento de la actividad turística para el conjunto de España se ha desacelerado en el cuarto trimestre de 2017 hasta el 2,9% desde el 4,5% del tercer trimestre por la combinación de las 7 décimas que ha restado la inestabilidad en Cataluña, la caída de los viajeros de negocios y la gradual recuperación de los principales mercados competidores de España del segmento del sol y playa (en la segunda mitad del año Turquía, Egipto y Túnez, han elevado 8,5 millones sus llegadas de turistas).

Además, la contestación social al turismo o turosmofobia se extiende en los destinos con mayor presión turística, ante el crecimiento de las viviendas turísticas, señala el informe de Exceltur. En las ciudades que han sufrido episodios de rechazo puntual al turismo en 2017, como Barcelona (11,1 turistas por cada 100 residentes), San Sebastián (10,7) o Palma (8,1), se detecta una presencia de turistas alojados en viviendas turísticas muy por encima de los alojados en la oferta reglada.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario