Platea Madrid, o la reconversión de un cine en un espacio de ocio gastronómico

El antiguo cine Carlos III de Madrid acaba de renacer como un nuevo espacio gourmet, único en su concepto: una extensa y selecta oferta gastronómica conjugada con espectáculo. Seis estrellas Michelín, un escenario que es zona de eventos, barras de autor, cocinas del mundo, show cooking, talleres culinarios, catas, afterworks, tiendas gourmet, música en directo, artes escénicas, retransmisiones en pantalla gigante…  Es Platea Madrid,  un espacio de 5.800 m2 que ha supuesto una inversión de 60 millones de euros.
Interior de Platea Madrid

El espectacular interior de Platea Madrid. Lázaro Rosa Violán ha mantenido el carácter clásico del antiguo cine

Con capacidad para 1.183 personas y sus casi 6.000 m2 distribuidos en dos plantas, tres plateas y una zona dulce, Platea Madrid cuenta con una magnífica ubicación en la céntrica plaza de Colón y con acceso directo desde Goya, Hermosilla y Marqués de Zurgena, Platea Madrid nace con el objetivo de convertirse en el gran centro de ocio gourmet de la capital, ofreciendo una cuidada gastronomía a precios asequibles en un espacio dinámico y divertido decorado por uno de los grandes: Lázaro Rosa-Violán.

Este interiorista se ha inspirado en la estética de los años 40 y 50 para crear los diferentes espacios gastronómicos, dotando a cada uno de identidad propia pero logrando un conjunto de coherencia estética. La reforma ha durado dos años.

Rosa-Violán explica que ha querido “huir del concepto mercado” y se ha reforzado el carácter clásico del antiguo cine, respetando el estilo original con paletas de colores caldera, marrones y verdes e incorporando la cerámica como elemento decorativo, entre otros muchos detalles.

Una espectacular oferta gastronómica

En la primera planta, el restaurante Arriba, de Ramón Freixa

En la primera planta, el restaurante Arriba, de Ramón Freixa, promete alta gastronomía a precios asequibles

Un trío de ases de la cocina: Marcos Morán, Paco Roncero y Pepe Solla confluyen en el área Sinergias, compuesta por espacios más pequeños. El propio Roncero explicaba en la presentación de Platea Madrid que, en lugar de “pelearse por ver quién hace las mejores croquetas”, han unido su experiencia en una serie de propuestas basadas en la gastronomía española y las tapas.

Así, en el espacio La Batea se ofrecen pulpo y ostras; en Castizo, dedicado a las frituras recién hechas, se pueden degustar croquetas de verduras y tortillas cuajadas al momento, y en De Cuchara se sirven gazpachos, salmorejos, arroces hechos al momento y una carta de verduras.

En Entrecortes se recrea la comida rápida española, con perritos de chistorra o morcilla de Burgos y hamburguesas de atún, además de raciones de pollo asado, todo “auténticamente casero”, asegura Marcos Morán.

En la primera planta, el restaurante Arriba de otro chef estrella, Ramón Freixa, ofrece producto selecto en propuestas sorprendentes, con técnica irreprochable y un toque de humor en sus platos. Con aire de bistrot, promete ser  un lujo gastronómico a precios asequibles.

La oferta variada de Platea Madrid

Platea Madrid ofrece una oferta variada, selecta y para todos los gustos en un marco único

Los amantes de la cocina internacional, también tienen su sitio en Platea , los espacios Besos de Sal, del mexicano Alex de la Fuente; Shikku, cocina japonesa y china a cargo de Rafael Sánchez; el italiano Fortino, de Ranieri Casalini; y Kinua, la propuesta peruana de Kiko Zeballos.

Y ni podía faltar una platea dulce: Mamá Framboise, de la mano del chef-pastelero Alejandro Montes, que ha abierto aquí su su segunda pastelería tras el enorme éxito del espacio de Fernando VI. Un exquisito espacio decorado por Dorin & Coppel como una fábrica de dulces del Nueva York de principios del siglo XX donde se ofrecen, además de tartaletas y tartas frescas, una selección de 25 bombones de todo el mundo para acompañar a una carta de cafés gourmet.

La coctelería, protagonista

De la coctelería se ocupan bartenders de lujo: Diego Cabrera y Luca Anastasio que regentan tres barras:  El Foso, la opción divertida con cócteles por jarra, sangría, rebujito o agua de Valencia servidas en medias o jarras enteras; El Patio, para los que buscan algo más exótico, una vuelta al mundo a través de los cócteles, sabores y culturas, y El Palco, la opción más sofisticada, ubicado en la segunda planta y con vistas espectaculares del recinto.

Varios espacios de restauración en Platea Madrid

El espacio, casi 6.000 m2, está distribuido en dos plantas, tres plateas y una zona dulce

La cerveza “oficial” de Platea es Estrella Damm, con una variada oferta de cervezas “premium” en una barra tematizada. Para el aperitivo o picoteo, dos barras: La Hora del Vermut, con sus banderillas  de guindilla, pimiento y anchoa, y Ham-on, con ibéricos y quesos.

Tiendas y más

En Platea Madrid también podrán hacerse compras: menaje de cocina en Cooking The Kitchen Company; delicatesen, charcutería y fruta escogida personalmente por Luis Pacheco en Gold Gourmet, un espacio polivalente con cocina que dispone de comedor privado; regalos en En La Shoperia de da2, y flores en Alfabia.

La oferta culinaria se acompaña con música en directo desde un escenario ubicado en la antigua platea del cine, en el que se verá microteatro, cabaret y hasta danza aérea.

En definitiva, un lugar exclusivo pero “con precios muy asequibles”, aseguran sus promotores. Su amplio horario de apertura, todos los días del año, es otro punto a su favor.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


2 comentarios "Platea Madrid, o la reconversión de un cine en un espacio de ocio gastronómico"

Trackback | Comments RSS Feed

Escribe un comentario

*